BREAKINGVIEWS-OPI Santander México es más forzosa de lo que parece

miércoles 5 de septiembre de 2012 11:06 CDT
 

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales)

Por George Hay

LONDRES, 5 sep (Reuters Breakingviews) - La salida a bolsa de la filial mexicana del Banco Santander por 4.000 millones de dólares es más forzada de lo que parece.

En resultados del primer semestre dados a conocer en julio, el mayor prestamista de España luchó por diferenciarse de la agitación que envuelve a la mayor parte del sector bancario de ese país. Pero, podría darle uso a algo más de capital.

Es cierto que la oferta pública inicial (OPI) -que se oficializó el 4 de septiembre - puede ser presentada como un movimiento estratégico más que financiero. Santander recaudó más de 7.000 millones de dólares en el 2009 con la salida a bolsa del 14 por ciento de su división brasileña, y el astuto Emilio Botín, presidente del banco, ha dicho que quiere una OPI de todas sus filiales más importantes en los próximos cinco años.

Al doble del valor libro, el precio es más o menos comparable al del Grupo Financiero Banorte, y debiese de haber una razonable demanda de inversionistas por la exposición a México, donde la economía está creciendo saludablemente y los préstamos bancarios son una proporción mucho menor del PIB que en Brasil o Chile.

Santander tampoco tiene una necesidad urgente de capital extra. Su ratio Tier 1 en junio fue de 10,2 por ciento, por encima del mínimo del 9 por ciento que se espera ahora de los bancos europeos.

Las utilidades operativas durante los próximos años deberían de cubrir cómodamente los requerimientos del gobierno español para que los bancos tomen provisiones por pérdidas en bienes raíces. Esto significaría que Santander será uno de los pocos bancos que no necesiten dinero del Estado y que no tendrá que poner sus activos en el próximo banco malo español.

Sin embargo, a medida que suben los rendimientos de los bonos soberanos españoles, no hay motivo para la complacencia.   Continuación...