Dudas sobre crecimiento debilitan a bolsas europeas

lunes 13 de agosto de 2012 04:02 CDT
 

LONDRES, 13 ago (Reuters) - Débiles datos económicos japoneses moderaron el lunes el optimismo de los inversores europeos sobre los planes del BCE para hacer frente a la crisis de la zona euro, con las acciones ligeramente a la baja y el euro cotizando plano.

Japón dijo que su economía creció un 0,3 por ciento entre abril y junio respecto al primer trimestre del 2012, la mitad que lo previsto, ya que la crisis de deuda en Europa pesó sobre la demanda de exportaciones y el gasto de los consumidores comenzó a perder impulso.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales bolsas europeas perdía un 0,18 por ciento poco después de la apertura, mientras que los bonos del Gobierno alemán -tradicionalmente favorecidos al aumentar la aversión al riesgo-, estaban prácticamente inmóviles y el euro también exhibía escasa variación a 1,2288 dólares.

Los mercados europeos de valores han disfrutado durante las últimas dos semanas de uno de sus más fuertes repuntes en meses después de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijo que el banco estaba "dispuesto a hacer todo lo posible para preservar el euro".

Esto aumentó las esperanzas de fuertes compras de bonos para ayudar a España e Italia a reducir sus costos de endeudamiento.

Sin embargo, la incertidumbre sobre el momento y los detalles de esta ayuda continúan, y el miembro belga del BCE Luc Coene elevó la preocupación durante el fin de semana al decir que una nueva ola de compras podría reducir la presión sobre los gobiernos para que reparen sus finanzas.

Italia se prepara para subastar el lunes 8.000 millones de euros en bonos del Tesoro a 12 meses.

Los inversores también aguardan datos de ventas minoristas y de precios al consumidor en Estados Unidos durante julio, junto con la lectura el martes del Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro en el segundo trimestre, que se espera muestre una contracción.

Aunque existe un reconocimiento generalizado de que las partes debilitadas del bloque de 17 países verán en una larga temporada de pesimismo económico, ahora existe el temor de que la última ola de agitación llevaría a Alemania de vuelta a una recesión. (Editado en español por Carlos Aliaga)