8 de agosto de 2012 / 2:37 / hace 5 años

ACTUALIZA 2-Inflación México no ha precisado ajuste tasa

* Subgobernador banco central dice salto inflacionario es transitorio

* Sánchez de Banxico dice eventual depreciación peso podría presionar precios

* Ve "bonanza" en escalada deuda mexicana y oportunidad de crecimiento (Agrega cierre de peso, detalles)

Por Ana Isabel Martinez y Luis Rojas

MEXICO DF, 7 ago (Reuters) - La inflación de México podría seguir elevada por la volatilidad en bienes agropecuarios y por presiones en el peso derivadas de la crisis en la zona euro, pero el fenómeno representa una "miniburbuja" que no ha requerido un ajuste en la política monetaria, dijo el martes el subgobernador del banco central.

Manuel Sánchez dijo en una entrevista con Reuters que la aceleración que ha visto la inflación recientemente ha sido consecuencia de aspectos no controlables por el banco central, por lo que el fenómeno será transitorio.

"Pensamos que esto es, y hasta ahora ha sido probado por la realidad, que va a ser una miniburbuja", dijo Sánchez.

"Esperamos que sea mini, una desviación en la tendencia a la baja de la inflación, que va a tener por tanto un carácter transitorio y, por ende, no es necesario hacer un ajuste monetario", agregó.

Durante los últimos tres meses, el peso mexicano ha sido presa de una elevada volatilidad debido a la crisis de deuda europea, que lo llevó a operar a inicios de junio en mínimos de más de tres años, en alrededor de 14.60 unidades por dólar.

El martes, el peso cerró en 13.1910/13.1930 unidades por dólar, en un mercado cauteloso y a la expectativa de que el Banco Central Europeo esté preparando una compra de bonos para rescatar a países en crisis, como España e Italia.

Sánchez dijo que el impacto cambiario sigue siendo "moderado, pero no inexistente", aunque hasta ahora no se han materializado otras presiones en los precios por el lado de la demanda de los consumidores.

"El peso puede tener presiones, es obvio, por los eventos de la economía mundial, de Europa principalmente, puede haber presiones adicionales del peso que pueden impactar también a la inflación", agregó el integrante de la junta de gobierno.

"Estamos conscientes de que todavía tenemos que impulsar la convergencia (a la meta inflacionaria) ... y sí, desde luego, el tipo de cambio puede hacer, como en fechas recientes, nos puede dar cierta guerra en la transmisión de sus variaciones al alza a ciertos subgrupos de precios", dijo.

La autoridad monetaria tiene una meta de inflación del 3 por ciento más o menos un punto porcentual.

La inflación anualizada de México se ubicó en un 4.45 por ciento hasta la primera quincena de julio, contra el 3.53 por ciento en que estaba en el mismo mes del 2011.

La aceleración se debe en gran medida a la volatilidad de algunos precios agropecuarios, como el pollo y el huevo, y por un traspaso moderado de la debilidad de la moneda.

DEUDA MEXICANA EN BUENA FORMA

El Banco de México ha mantenido en los últimos tres años la tasa referencial de interés en un 4.50 por ciento, su menor nivel desde enero del 2008, cuando comenzó a utilizarla como la principal herramienta de política monetaria.

Las tasas de la deuda mexicana también se encuentran en niveles históricamente bajos, presionadas por el abundante flujo de capitales de inversionistas extranjeros, que llegan atraídos por su mejor rendimiento comparado con el de bonos de países desarrollados como Estados Unidos.

Esta tendencia se ha acentuado debido a los buenos fundamentos económicos de México y sus sólidas perspectivas de crecimiento, elevando las tenencias de deuda en manos de extranjeros a niveles inéditos cercanos a los 100,000 millones de dólares, según datos oficiales al 27 de julio.

"Le ven a la economía mexicana todavía mucho recorrido al alza, el potencial de un mayor crecimiento siempre está ahí", subrayó Sánchez.

El funcionario reconoció, no obstante, que el apetito por la deuda mexicana trae consigo riesgos como una mayor vulnerabilidad de las finanzas públicas a una eventual salida de capitales, así como posibles distorsiones en el mercado interno ante el abaratamiento del crédito.

"Hasta el momento no vemos algo que llame la atención, pero siempre se suele decir que un posible riesgo es que la bonanza se acabe, es decir que haya revertimiento de los flujos de capital", dijo.

"En general, una bonanza es una oportunidad para los negocios, pero siempre para los supervisores es una oportunidad para estar vigilantes", añadió. (Reporte adicional de Jean Luis Arce; Editado por Ignacio Badal)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below