Cámara de EEUU acusa de desacato a fiscal Holder por caso México

jueves 28 de junio de 2012 17:59 CDT
 

Por Richard Cowan

WASHINGTON, 28 jun (Reuters) - La Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlada por el opositor partido Republicano, declaró el jueves en desacato al fiscal general de ese país, Eric Holder, como sanción por no presentar algunos documentos relacionados con una iniciativa de rastreo de armamento en México.

La decisión por 255 contra 67 votos marca la primera ocasión en la que un fiscal general en ejercicio de sus funciones es citado por desacato por la Cámara. Muchos representantes demócratas se rehusaron a votar.

Los representantes también votaron a favor de una resolución para pedir a las cortes que obliguen a Holder a entregar documentos sobre la operación "Fast and Furious" (Rápido y Furioso), que dejó pasar armas de Arizona hacia México con la intención de que autoridades federales pudieran rastrear su camino hasta las manos de los cárteles de la droga.

Pero los agentes perdieron la pista a muchas de esas armas, que más tarde se vieron involucradas en delitos, incluyendo la muerte de un agente fronterizo. "Rápido y Furioso" estuvo activa desde finales del 2009 a inicios del 2011.

Según datos del Gobierno, entre el 2007 y el 2011, de 99,000 armas que fueron recuperadas en México y enviadas a las fuerzas de la ley en Estados Unidos, unas 68,000 llegaron desde Estados Unidos. En años recientes, esas armas han pasado cada vez más de pistolas hacia rifles de alto poder.

El representante republicano Darrell Issa, jefe de la Comisión de Supervisión y Reforma de Gobierno, calificó la operación de "irresponsable".

Por su parte el fiscal Holder calificó la investigación de la Cámara de estar "motivada políticamente" y dijo -en una declaración emitida por el Departamento de Justicia- que ordenó una investigación independiente sobre Rápido y Furioso "tan pronto como se dio a conocer".

La disputa entre el Gobierno de Obama y los republicanos en la Cámara es acerca de la entrega de documentos con fecha desde el 4 de febrero del 2011, cuando el Departamento de Justicia negó originalmente que había permitido que las armas "caminaran" hacia México.

Si bien las acusaciones de desacato del Congreso suelen estar orientadas a lograr que los funcionarios del Gobierno entreguen información a los legisladores, expertos legales señalan que son muy difíciles de hacer cumplir y que esta acción podría llevar a meses o años de litigios. (Editada en español por Tomás Sarmiento y Javier López de Lérida)