Colombia está blindada para cita de presidentes y empresarios

jueves 12 de abril de 2012 13:43 CDT
 

Por Luis Jaime Acosta

CARTAGENA, Colombia 12 abr (Reuters) - Cerca de 20.000 efectivos de las Fuerzas Armadas de Colombia, apoyados por sofisticados equipos y personal del Servicio Secreto de Estados Unidos, fueron desplegados por tierra, mar y aire para proteger a los jefes de Estado que asistirán este fin de semana a la IV Cumbre de las Américas.

Policías, soldados, marinos y pilotos intensificaron el jueves el amplio dispositivo de seguridad en la histórica Cartagena, ciudad turística sobre el Caribe colombiano, y en sus alrededores, a donde se darán cita el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el resto de los mandatarios de América.

"La máxima capacidad institucional de la Fuerza Militar, de la Policía, de las agencias de investigación, de inteligencia, se ha puesto al servicio de la seguridad de la cumbre", dijo a Reuters el director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo.

Cartagena será sede del evento diplomático y empresarial más importante en la historia reciente de Colombia, en momentos en que el país goza de mejores condiciones de seguridad y un auge de su economía impulsada por la minería y el petróleo.

Otrora, la imagen de Colombia era marcada por la presencia de guerrillas izquierdistas y bandas criminales de antiguos paramilitares de ultraderecha que se financian del narcotráfico, considerados por Washington como organizaciones terroristas y que tenían al secuestro de autoridades como un arma política.

Durante las visitas a la ciudad colombiana de los ex presidentes estadounidenses George W. Bush y Bill Clinton en el 2004 y en el 2000, respectivamente, se detectaron planes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para atentar contra los entonces mandatarios de la primera potencia mundial, una muestra del poder de los rebeldes.

Pero el grupo guerrillero activo más antiguo de América ha sido debilitado por una ofensiva militar que acabó con algunos de sus principales comandantes y llevó a la deserción de miles de sus filas. No obstante, aún tiene capacidad de hacer ataques de gran impacto, inclusive contra el sector petrolero.

"No hemos tenido una amenaza concreta, simplemente nos mantenemos en máxima alerta en prevención de cualquier situación", sostuvo Naranjo.   Continuación...