Iglesia denuncia disidentes Cuba ocupan templos, piden por DDHH

miércoles 14 de marzo de 2012 16:21 CST
 

LA HABANA, 14 mar (Reuters) - La Iglesia Católica cubana denunció el miércoles que un grupo de disidentes ocupó un templo en La Habana para exigir al Gobierno mejoras en derechos humanos y rechazó la medida por "irresponsable", pocos días antes de la llegada del Papa Benedicto XVI a la isla.

El Arzobispado de La Habana informó en un correo electrónico que 13 disidentes permanecen desde el martes en la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad y que se niegan a abandonar el templo pese a los esfuerzos de las autoridades católicas.

Muchos cubanos esperan animados la histórica visita del Papa Benedicto XVI, quien estará en la isla del 26 al 28 de marzo para oficiar misas en la Plaza de la Revolución de La Habana y en la oriental provincia de Santiago de Cuba, además de reunirse con el presidente Raúl Castro y otras autoridades.

"Se trata de una estrategia preparada y coordinada por grupos en varias regiones del país. No es un hecho fortuito, sino bien pensado y al parecer con el propósito de crear situaciones críticas a medida que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba", dijo el comunicado del Arzobispado.

La Iglesia informó que el miércoles se produjeron hechos similares en otras partes del país, pero aclaró que ya se habían solucionado.

"Es ciertamente un acto ilegítimo e irresponsable (...) Nadie tiene derecho a convertir los templos en trincheras políticas. Nadie tiene derecho a perturbar el espíritu celebrativo de los fieles cubanos, y de muchos otros ciudadanos, que aguardan con júbilo y esperanza la visita del Santo Padre", agregó la nota.

El disidente Vladimir Calderón, de 47 años, explicó a Reuters TV desde dentro de la iglesia ocupada en La Habana que están "abogando bajo una serie de demandas y exigencias la libertad para los presos políticos, mejoras de salarios, libertad de expresión, libertad de asociación y movimiento".

La Iglesia Católica en la isla vive el mejor momento en sus vínculos con el Gobierno, tras casi medio siglo de desconfianza mutua tras la revolución de 1959.

Un diálogo inédito iniciado en el 2010 entre el cardenal Jaime Ortega y el presidente Castro permitió la liberación de más de un centenar de presos políticos, la mayoría de los cuales emigró a España y otros países.

La Iglesia cubana ha aplaudido un plan de más de 300 reformas emprendidas por Castro para modernizar el modelo socialista cubano. (Reporte de Rosa Tania Valdés, editado por Javier Leira)