14 de marzo de 2012 / 17:43 / en 5 años

Brasil y México, cara a cara para resolver agria disputa autos

Por Ana Isabel Martinez

MEXICO DF, 14 mar (Reuters) - Brasil y México buscaban el miércoles dirimir sus agrias diferencias sobre un acuerdo automotriz, que el gigante sudamericano amenazó con romper si no logra una renegociación para recortar drásticamente las exportaciones mexicanas.

Funcionarios de alto rango de las dos naciones se reunían en Ciudad de México para discutir puntos clave y con disímiles visiones como el restablecimiento de cuotas de importación temporales, reglas de origen y comercio de vehículos pesados.

Y aunque ambos Gobiernos dicen que la idea es salvar el Acuerdo de Complementación Económica ACE-55 suscrito en el 2002, del lado de Brasil presionan por medidas concretas e inmediatas para reducir el déficit comercial bilateral de autos de 1,170 millones de dólares en 2011.

"La misión viene prácticamente con la misma posición que ha manifestado hasta ahora. Queremos lo que queremos y ahora lo veremos frente a frente", dijo a Reuters una fuente de Brasil enterada de las negociaciones.

"La idea es echarle un poco de aceite a la máquina pero no creo que haya mucha flexibilidad de parte de Brasil, así que ya veremos cómo va a quedar esto", agregó la fuente quien aseguró que Brasilia está urgida por resolver el tema.

El canciller brasileño, Antonio Patriota, dijo el martes que esperaba que la renegociación concluyera en esta cita, a la que asiste con el ministro de Comercio Exterior, Fernando Pimentel, y en la que se sentarán cara a cara con el secretario mexicano de Economía, Bruno Ferrari, y la canciller, Patricia Espinosa.

Del otro lado de la cancha, un funcionario de alto rango mexicano dijo a Reuters que "la idea es alcanzar un acuerdo", pero declinó comentar cuánto estaría dispuesto a ceder México ante las peticiones de su socio.

MENOS AUTOS, PERO NO TANTO

Brasil, que había dado un ultimátum para negociar hasta el viernes pasado, quiere bajar el valor de sus importaciones de autos desde México a unos 1,400 millones de dólares por un lapso de tres años, muy por debajo de los 2,400 millones de dólares del 2011, según documentos a los que tuvo acceso Reuters.

Pero su socio, que está dispuesto a bajar sus ventas de autos, quiere hacerlo tomando como límite su flujo del 2011.

México aumentó un 76 por ciento sus ventas de automóviles a Brasil en el 2011. Y las exportaciones se aceleraron hasta un 104 por ciento en los primeros dos meses del 2012 frente al mismo lapso del año previo.

El país no quiere perder el valioso mercado de autos y autopartes de Brasil, con el que ha visto crecer sólidamente sus exportaciones hacia América Latina, mientras que las destinadas a Estados Unidos, su principal comprador, han bajado.

Su socio, en la esquina contraria del combate, dice que el acuerdo como está es incongruente en su tarea de proteger una industria fuertemente castigada por las importaciones baratas ante la revalorización de su moneda, el real.

La disputa entre las dos más grandes economías de Latinoamérica está poniendo en riesgo más de 4,000 millones de dólares anuales, alrededor del 45 por ciento del comercio bilateral en el 2011 y dejando en el limbo conversaciones para un futuro acuerdo bilateral de libre comercio más amplio.

El Gobierno de Dilma Rousseff también ha pedido unificar la fórmula de cálculo del índice de contenido regional con la utilización de la fórmula aplicada a México, con niveles crecientes de 35 por ciento en el primer año y escalonamiento en cuatro años hasta llegar a 45 por ciento.

Una fuente mexicana dijo que esa meta es difícil de cumplir porque el porcentaje no es alcanzable ni por la industria de Brasil ni la de México. Los autos mexicanos usan también piezas de fabricantes europeos, asiáticos y estadounidenses.

Actualmente el porcentaje de piezas locales en los autos exportados de México a Brasil ronda el 30 por ciento.

Los brasileños también han solicitado la liberalización del comercio de vehículos pesados con aplicación de la cuota y reglas de origen propuestas para los livianos, un nuevo elemento en el acuerdo.

Por otro lado, la industria automotriz mexicana dijo el martes que las cuotas a las exportaciones mexicanas deben ser temporales y que la renegociación de las condiciones no arreglan los problemas de competitividad en Brasil. (Reporte de Ana Isabel Martínez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below