Asesinan a juez federal mexicano, atendía peticiones de amparos de narcos

lunes 17 de octubre de 2016 15:44 CDT
 

CIUDAD DE MÉXICO, 17 oct (Reuters) - Un juez federal mexicano al que le tocó atender en los últimos meses recursos de amparo presentados por algunos capos del narcotráfico fue asesinado el lunes fuera de su casa, informaron las autoridades.

El magistrado, Vicente Bermúdez, trabajaba desde marzo como juez quinto de distrito en materias de amparo y juicios federales en el Estado de México, donde se ubica el penal del Altiplano, del cual se fugó en julio del 2015 el líder del cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

El capo se encuentra actualmente en un penal de la fronteriza Ciudad Juárez a la espera de una resolución sobre un pedido de extradición de Estados Unidos, contra el cual sus abogados han promovido numerosos amparos, algunos de los cuales fueron atendidos por el juez Bermúdez.

El presidente Enrique Peña Nieto ordenó el lunes a la fiscal federal, Arely Gómez, investigar el asesinato del juez, quien recibió un disparo en la cabeza a corta distancia y murió cuando era trasladado a un hospital, según reportaron medios locales.

A Bermúdez también le tocó resolver varios recursos de amparo del ex líder del cártel de los Zetas, Miguel "el Z-40" Treviño, considerado uno de los capos narcos más sanguinarios del país por haber ordenado masacres de familiares de sus enemigos y de inmigrantes.

Treviño, quien también se encuentra recluido en el Altiplano, interpuso en los últimos meses varios recursos denunciando abusos en su contra, como haberlo quitado del trabajo remunerado del penal y que no lo dejaban salir al patio como los demás reclusos.

"Los juzgadores federales son personas que dedican su vida, su integridad personal, moral y física al servicio de la impartición de justicia federal en nuestro país y se requiere que tengan las condiciones de seguridad y tranquilidad que garanticen su independencia", dijo en un comunicado el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis María Aguilar. (Reporte de Anahí Rama. Editado por Ricardo Figueroa)