Ejecuciones, testículos quemados: sangriento operativo mancha a la policía mexicana

domingo 21 de agosto de 2016 11:13 CDT
 

Por Gabriel Stargardter y Lizbeth Diaz

CIUDAD DE MÉXICO, 21 ago (Reuters) - La versión oficial de un ataque mortal el año pasado en el que la policía mexicana supuestamente ejecutó al menos a 22 presuntos delincuentes, quemó cuerpos, manipuló la escena del crimen y torturó sobrevivientes, está plagada de discrepancias, según mostraron detalles recién revelados.

En mayo de 2015, una mujer entró en una estación de policía en la ciudad occidental de Guadalajara para denunciar que un grupo de unos 50 hombres había ingresado en un rancho local que ella administraba afirmando que querían comprar la propiedad.

No era la primera vez que los hombres, presuntos miembros del temible Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), habían incursionado en el "Rancho Del Sol", en el municipio de Tanhuato. Aparecieron por primera vez en 2014 exigiendo el acceso para robar la gasolina que corría en tuberías a través de la propiedad, según uno de los habitantes del rancho.

La mujer pidió a las fuerzas de seguridad que ahuyentaran a los invasores. Su esposo, dueño del rancho, desapareció en 2012 luego de ser secuestrado.

Cerca de las 6.30 horas de la mañana siguiente, decenas de policías federales apoyados por un helicóptero Black Hawk allanaron el rancho, matando a 42 supuestos delincuentes, de los cuales 22 fueron ejecutados arbitrariamente, según un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH) publicado el jueves.

En su momento, las autoridades informaron que al aproximarse al lugar, personas armadas comenzaron a disparar contra los efectivos y éstos los persiguieron hasta entrar al rancho, donde había más hombres armados, tras lo cual se inició un tiroteo de varias horas.

El incidente descrito por la CNDH representa una de las violaciones de derechos humanos más graves cometidas por fuerzas de seguridad en la década oscura de la violencia ligada al narcotráfico en México.

Solo un agente murió en el operativo, en el que aparentemente la policía atacó mientras dormían los supuestos sicarios. El número de muertos de un solo lado fue uno de los más altos desde que el presidente Enrique Peña Nieto asumió el cargo en 2012, cuando se comprometió a poner fin a años de violencia.   Continuación...