6 de junio de 2016 / 13:53 / hace un año

ACTUALIZA 3-Partido gobernante de México sufre duro revés en elecciones estatales

(Actualiza con citas de Peña y ganador de Veracruz)

Por Dave Graham

XALAPA, México, 6 jun (Reuters) - El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió el domingo la mayoría de las elecciones para gobernador celebradas en 12 estados de México, varias de ellas en bastiones importantes, en un resultado que refleja un voto castigo para el oficialismo en las regiones con más denuncias de corrupción.

El partido del presidente Enrique Peña Nieto fue derrotado en Veracruz y Tamaulipas, donde ha gobernado por más de ocho décadas, según los resultados electorales estatales hasta el mediodía del lunes, cuando ya se había contabilizado más del 80 por ciento de los sufragios.

El gran triunfador de la contienda fue el conservador Partido Acción Nacional (PAN), al cual pertenece el ex presidente Felipe Calderón, que en solitario o aliado con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) ganó las gobernaciones de Veracruz, Tamaulipas, Quintana Roo, Durango, Chihuahua, Aguascalientes y Puebla.

Por otro lado, el PRI recuperó los estados de Sinaloa y Oaxaca y retuvo Zacatecas, Hidalgo y Tlaxcala.

“El PRI se tiene que ir, le han fallado al país. Cuando uno revisa las cifras de crecimiento económico, la inseguridad, el endeudamiento, escándalos de corrupción (...) creo que debe haber un cambio”, dijo el presidente del PAN, Ricardo Anaya, a Radio Red, y anticipó que con estos resultados su partido triunfará en las presidenciales del 2018.

El resultado debilita la posición del PRI de cara a las elecciones presidenciales, pese a las reformas en sectores estratégicos como el energético y el de telecomunicaciones realizadas por Peña Nieto tras su llegada al poder en el 2012 y que fueron muy bien recibidas por el sector empresarial.

El mandatario no ha podido impulsar un vigoroso crecimiento de la economía como prometió en campaña, además de que no ha logrado contener el avance del crimen organizado y poner un freno a la corrupción, por lo cual su popularidad está en uno de los niveles más bajos desde que comenzó su gestión.

“Quienes compiten en democracia saben que pueden ganar o perder. Mientras que en algunos hoy hay euforia, en otros hay tristeza y reflexión”, dijo Peña en un evento de BBVA Bancomer el lunes, y agregó que “como gobernantes, debemos atender el mensaje de la ciudadanía”.

ADIÓS PRI

En el emblemático Veracruz, el tercer estado con mayor peso electoral en el país, en primer lugar quedó el candidato de PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes, quien prometió ajustar cuentas con el actual gobernador priísta Javier Duarte, acusado de liderar un verdadero saqueo de las arcas del estado así como de permitir que el crimen organizado infiltre su gobierno.

“Se aplicará con severidad la ley a quienes saquearon las arcas públicas, y serán obligados a devolver lo que robaron al pueblo de Veracruz”, dijo Yunes en un mensaje público, en el que prometió una comisión de la verdad para investigar la desaparición de miles de personas.

Muchos en las calles de Xalapa, la capital estatal, celebraron la derrota del PRI con gritos de “¡Sí se pudo!”. “Ahora me siento libre porque el PRI no puede hacer que te callen. Va a haber más libertad de expresión, va a haber más libertad en todo sentido”, dijo Jaime Bermúdez, de 44 años.

En Tamaulipas, un estado vecino a Veracruz que por años ha vivido bajo el azote de sanguinarios grupos del narcotráfico, el candidato panista Francisco García Cabeza de Vaca derrotó al del PRI y acabó así con la hegemonía histórica de este partido.

El también panista Javier Corral triunfó en la elección para gobernador de Chihuahua, un estado fronterizo con altos niveles de violencia, con casi nueve puntos porcentuales de ventaja sobre su rival priísta. Prometió revisar la gestión del actual gobernador César Duarte, sobre el que pesan acusaciones de corrupción.

El PAN gobernó el país entre el 2000 y el 2012 tras arrebatarle el poder al PRI, que mantuvo el control de la segunda economía latinoamericana durante siete décadas seguidas.

En gran medida por la guerra contra el narcotráfico emprendida por Calderón (2006-2012), que dejó más de 70,000 muertos y cerca de 26,000 desaparecidos, los mexicanos aceptaron el regreso del PRI en las elecciones presidenciales del 2012.

Sin embargo, la violencia ha recrudecido en los últimos meses y además México sufre los coletazos de la baja internacional de los precios del crudo, lo que ha llevado al Gobierno a recortar el gasto.

“El PRI subestimó el malhumor en el que estamos (...) el descontento finalmente sí se expresó en las urnas”, opinó María Marván, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la universidad estatal UNAM.

Reporte adicional de Lizbeth Díaz, Ana Isabel Martínez, Anahí Rama, Adriana Barrera y Verónica Gómez en Ciudad de México; editado por Pablo Garibian y Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below