ACTUALIZA 6-Se esfuman esperanzas de hallar sobrevivientes de alud Guatemala, muertos suben a 86

sábado 3 de octubre de 2015 22:48 CDT
 

(Actualiza número de muertos)

Por Sofía Menchú y Enrique Pretel

SANTA CATARINA PINULA, Guatemala, 3 oct (Reuters) - Cientos de rescatistas recuperaron hasta el sábado 86 cadáveres, batallando con toneladas de tierra y escombros de un alud que sepultó un barrio entero en Guatemala, mientras se desvanecían las esperanzas de hallar sobrevivientes de la tragedia.

Cerca de 350 personas quedaron desaparecidas después de uno de los peores desastres en el empobrecido país centroamericano, ocurrido en la noche del jueves tras días de intensas lluvias que provocaron el desprendimiento de parte de una colina en el barrio El Cambray 2, ubicado en Santa Catarina Pinula, una pequeña villa a 15 kilómetros al sureste de Ciudad de Guatemala.

Durante todo el día, cientos de bomberos, policías, soldados y hasta boy scouts trabajaron en las labores de rescate, incluso utilizando una veintena de máquinas excavadoras, una de las cuales levantó en su pala el cadáver de una niña pequeña.

Los rescatistas calculan que el deslave sepultó cerca de 125 viviendas, de las que comenzaron a asomar enseres como colchones, libros, juguetes y ropa a medida que avanzaban las excavaciones.

"Desgraciadamente así es", dijo Sergio Cabañas, oficial del comando de incidentes de la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred), refiriéndose a que ya no hay esperanzas de hallar sobrevivientes. "Pero nosotros todavía tenemos la esperanza de seguir buscando y que salga una persona con vida".

En el lugar del desastre, familiares y amigos de las víctimas lloraban y aguardaban al menos hallar los cuerpos de sus seres queridos para darles sepultura.

"No espero encontrarlo vivo, pero sí espero encontrar su cuerpo. Tengo que enterrarlo, no puedo dejarlo ahí", dijo Gaby Ramírez, un joven de 18 años cuya casa quedó medio sepultada pero cuya familia logró escapar. Su hermano estaba en la casa de un vecino que fue soterrada por el alud.   Continuación...