ENTREVISTA-Experto CIDH abre interrogante sobre único estudiante identificado en posible masacre México

miércoles 9 de septiembre de 2015 16:30 CDT
 

Por Lizbeth Díaz y Anahí Rama

MÉXICO DF, 9 sep (Reuters) - Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que el fin de semana rechazaron la versión oficial de que 43 estudiantes mexicanos fueron incinerados en un basurero, han abierto otras interrogantes sobre el rigor de la investigación, dijo el miércoles un miembro del equipo.

Francisco Cox, uno de los cinco expertos, expresó dudas sobre las circunstancias del hallazgo de los restos del estudiante Alexander Mora que, según el Gobierno, estaban en bolsas con restos encontradas en el río San Juan, poco caudaloso y en un sitio de tránsito de personas.

"¿Por qué, si quieres deshacerte de los restos, lo acercas a una población donde pueden ser encontrados?", se preguntó Cox en una entrevista con Reuters.

"Eso no tiene ninguna lógica desde el punto de vista del encubrimiento de un delito", señaló el abogado, quien participó en el litigio para intentar extraditar al ex dictador chileno Augusto Pinochet de Inglaterra a España.

Hasta ahora, de las pocas certezas que existen en torno a la presunta masacre es la identificación de un pequeño resto quemado de Mora, uno de cerca de un centenar de estudiantes de magisterio que el 26 de septiembre llegaron a la ciudad de Iguala, en Guerrero, para apoderarse de autobuses con el fin de ir a una protesta en la capital.

Los restos fueron identificados en diciembre por especialistas de la Universidad de Innsbruck, en Austria.

Otra de las certezas del caso es que los estudiantes fueron atacados a balazos por policías municipales cómplices de un grupo criminal local, pero falta saber qué papel jugaron policías federales, estatales y miembros del Ejército presentes en el lugar, dijeron los expertos.

El grupo de especialistas descartó el domingo, basados en un peritaje de José Torero, quien participó en los estudios posteriores al derrumbe de las Torres Gemelas en Nueva York, que los 43 estudiantes hayan sido incinerados en el basurero de Cocula, un poblado del empobrecido estado de Guerrero, como aseguró la fiscalía general.

El informe despertó indignación entre los familiares de las víctimas, en su mayoría campesinos pobres de Guerrero, quienes consideran que el Gobierno les mintió y pidieron una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, quien aceptó recibirlos y prorrogar el trabajo de los expertos en México.

La fiscal federal, Arely Gómez, anunció un nuevo peritaje tras el informe a cargo de un grupo de especialistas. Cox dijo que los expertos exigirán que Torero forme parte del grupo, aunque consideran innecesaria esta nueva pericia. (Escrito por Anahí Rama Editado por Adriana Barrera)