Honduras sustituirá un 7,6 pct de sus cultivos de café con cacao por clima y enfermedades

viernes 28 de agosto de 2015 13:37 CDT
 

Por Gustavo Palencia

TEGUCIGALPA, 28 ago (Reuters) - Honduras sustituirá un 7,6 por ciento de sus sembradíos de café de baja productividad con cacao para mitigar el impacto del cambio climático y las plagas en un rubro clave para la economía del país centroamericano, dijo el viernes a Reuters el ministro de Desarrollo Económico.

El cambio se iniciará con 20.000 hectáreas en 2016, como parte de un ambicioso plan de 120 millones de dólares para incrementar la superficie destinada al cacao más de un 1.200 por ciento en los próximos tres años y diversificar las exportaciones del mayor productor de café de Centroamérica.

"La siembra de cacao se hará en áreas de café situadas a menos de 800 metros sobre el nivel del mar afectadas por bajas temperaturas, el impacto (del hongo) de la roya, y que producen granos de baja calidad", dijo el ministro de Desarrollo Económico, Alden Rivera, en una entrevista con Reuters.

Actualmente el país que tiene sembradas unas 4.500 hectáreas de cacao y en 2014 exportó unas 1.200 toneladas del grano, cifra que espera multiplicar por 10 en los próximos seis años cuando estén en plena producción las 60.000 hectáreas planificadas.

Sin embargo, el impacto real para la cosecha de café sería mínimo, dijo Mario Ordoñez, asesor técnico el Instituto Hondureño del Café (IHCAFE), ya que las tierras seleccionadas son las más afectadas por la devastadora plaga de roya que hace dos años infectó casi 70.000 hectáreas de plantaciones de café.

Honduras, con unas 264.000 hectáreas cultivadas, superó en julio sus previsiones de exportar 4,8 millones de sacos de café de 60 kilogramos para la cosecha que finaliza en septiembre, tras ventas que el año pasado alcanzaron los 4,18 millones de sacos, todavía con el efecto de la roya.

Los gobierno de América Central y el Caribe declararon este mes una alerta agropecuaria en la región para paliar los efectos de una severa sequía achacada al fenómeno climático de El Niño que ha golpeado a 1,6 millones de campesinos y sus familias. (Editado por Enrique Andrés Pretel/Hernán García)