Jueza de EEUU ordena la pronta liberación de niños inmigrantes detenidos

sábado 22 de agosto de 2015 08:36 CDT
 

Por Victoria Cavaliere

LOS ÁNGELES, 22 ago (Reuters) - Una jueza federal de Estados Unidos ordenó al Gobierno que libere pronto a niños inmigrantes que mantiene en centros de detención, insistiendo en una decisión de julio en la que sostuvo que el arresto de los menores que cruzaron ilegalmente la frontera viola medidas establecidas hace largo tiempo.

El dictamen de la jueza de distrito Dolly Gee en Los Ángeles da al Gobierno del presidente Barack Obama hasta el 23 de octubre para que cumpla con su fallo y libere a cientos de niños que migraron sin permisos, y en algunos casos a sus madres, "sin ninguna demora innecesaria".

La decisión de Gee se conoce en medio de un debate entre precandidatos presidenciales en Estados Unidos sobre la inmigración ilegal y tras una gran llegada de centroamericanos a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

Más de 68.000 niños que viajaban sin sus padres entraron a Estados Unidos el año pasado. El Gobierno ha mantenido detenidos en instalaciones especiales a los niños que cruzaron la frontera solos, o aquellos que fueron capturados con sus padres.

El Gobierno federal ha tomado medidas para liberar a algunos menores sin compañía de los centros de detención en las fronteras, usualmente entregándolos a algún familiar que vive en Estados Unidos.

Gee había dictaminado el mes pasado que el Departamento de Seguridad Nacional mantenía detenidos a los niños en violación de un acuerdo colectivo de 1997 que establece que los menores de 18 años no pueden ser retenidos por más de 72 horas.

La decisión judicial se considera una derrota para las autoridades estadounidenses de inmigración, que argumentaron que liberar a niños inmigrantes indocumentados alentaría a más familias centroamericanas a emprender el trayecto.

Funcionarios estadounidenses mantienen a 1.400 padres y niños detenidos en tres centros, según el diario Los Angeles Times.

Gee calificó las condiciones en los centros de detención, dos en Texas y uno en Pensilvania, como "deplorables" y dijo que en algunos casos se mantiene a los niños en habitaciones hacinados por días sin un lugar para dormir.

(Por Victoria Cavaliere; Editado en español por Javier López de Lérida)