Stonegate es el primer banco de EEUU en firmar acuerdo con homólogo de Cuba

miércoles 22 de julio de 2015 14:09 CDT
 

Por Daniel Trotta

LA HABANA, 22 jul (Reuters) - Un banco del sur de Florida se convirtió en el primero de Estados Unidos en firmar un acuerdo para establecer una relación de corresponsalía bancaria con Cuba, en lo que sería un posible impulso al comercio entre Washington y La Habana que esta semana restauraron sus nexos diplomáticos tras décadas de hostilidades.

Stonegate Bank, que en mayo último abrió una cuenta para las operaciones del Gobierno cubano en Estados Unidos, suscribió el martes un acuerdo con el Banco Internacional de Comercio S.A., de Cuba, un día después de que ambos países restablecieron formalmente sus relaciones diplomáticas que habían sido cortadas durante 54 años.

El banco cubano, conocido como BICSA, tiene más de 600 relaciones de corresponsalía en todo el mundo y es auditado anualmente por Ernst & Young, dijo Stonegate el miércoles en un comunicado.

"Se trata de un paso más en cuanto a la normalización de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y Cuba. La capacidad de mover fácilmente dinero entre los dos países sólo aumentará el comercio y beneficia a las compañías estadounidenses que buscan hacer negocios en Cuba", dijo el presidente ejecutivo de Stonegate, David Seleski, en un comunicado.

Aunque la mayor parte del comercio entre Estados Unidos y Cuba está prohibida debido al embargo económico que data de la Guerra Fría, ha habido algunas excepciones en las ventas de alimentos y medicinas a la isla, cuyo Gobierno tiene que pagar en efectivo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, flexibilizó aún más algunas restricciones al embargo en enero como parte de su política de compromiso con el Gobierno de la isla, permitiendo limitadas operaciones a los servicios financieros y de telecomunicaciones.

También autorizó mayores compras para los exportadores cubanos que trabajan por cuenta propia.

Hasta ahora, las autoridades cubanas no han anunciado el otorgamiento de permisos para que las empresas estadounidenses puedan operar en Cuba, ni tampoco el acuerdo de Stonegate con el BICSA.   Continuación...