ENFOQUE-Pese a distensión política, la búsqueda de obras de arte robadas en Cuba podría tomar años

miércoles 7 de enero de 2015 13:54 CST
 

Por Alistair Bell

MIAMI, 7 ene (Reuters) - Cuando Gil Marmol y su familia huyeron de Cuba en 1961, el Gobierno revolucionario incautó 17 cuadros que quedaron en el camino, incluidas dos acuarelas del mexicano Diego Rivera.

Años después, descubrió que una de las obras había sido contrabandeada al exterior y vendida en una subasta en Nueva York en 1995 a un comprador desconocido.

Ese fue el único rastro real de la colección de los Marmol, apenas una de las obras de arte que habían sido confiscadas al inicio de la revolución y que serán difíciles de recuperar aún si la isla normaliza sus relaciones con Estados Unidos.

Cubanos estadounidenses como Marmol podrían tener que luchar por décadas para recuperar las pinturas y otras obras de arte perdidas en Cuba, debido a prolongadas disputas legales y también porque muchos de los objetos han desaparecido.

"Aliento a las personas a que busquen su bienes (...) pero hallar bienes muebles como pinturas o joyas es particularmente difícil", dijo Tania Mastrapa, especialista en derechos de propiedad en ex países comunistas.

Por ejemplo, hasta el día de hoy descendientes de rusos que perdieron propiedades en la Revolución Rusa de hace un siglo intentan recuperar pinturas, dijo.

A comienzos de la década de 1960, equipos especializados del Gobierno cubano cerraron los hogares de exiliados acaudalados y se llevaron pinturas, antigüedades y joyas.

Algunos de los bienes, como una de las colecciones de objetos sobre Napoleón más grande del mundo que fue acumulada por el magnate azucarero Julio Lobo, fueron llevados a museos cubanos, donde aún están. El Gobierno de la isla dice que los objetos como esos le pertenecen porque fueron abandonados.   Continuación...