7 de noviembre de 2014 / 22:39 / hace 3 años

ACTUALIZA 1-Confesiones de detenidos apuntan a que estudiantes desaparecidos en México fueron masacrados

(Agrega información)

MÉXICO DF, 7 nov (Reuters) - Las declaraciones de tres detenidos en el caso de la desaparición de 43 estudiantes hace un mes y medio en México apuntan a que los jóvenes fueron masacrados y sus restos calcinados, en un caso que ha cimbrado al Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El fiscal, Jesús Murillo, mostró testimonios de los detenidos la semana pasada, pertenecientes a un grupo de la delincuencia organizada conocido como Guerreros Unidos, quienes dijeron que ellos se encargaron de llevarse a decenas de personas, algunas de las cuales murieron asfixiadas.

Luego relataron cómo arrojaron los cuerpos a un basurero e hicieron una gran hoguera con llantas, madera y gasolina para quemarlos.

“Las confesiones que hemos recabado, aunadas con el resto de las investigaciones realizadas, apuntan muy lamentablemente al homicidio de un amplio número de personas en la zona de Cocula”, dijo Murillo refiriéndose al municipio vecino a Iguala, la ciudad donde desaparecieron los estudiantes después de una protesta en la cual fueron detenidos por la policía.

“Los tres capturados son miembros de Guerreros Unidos y en su declaración confesaron haber recibido y ejecutado al grupo de personas que les entregaron las policías municipales de Iguala y Cocula”, añadió el fiscal en conferencia de prensa.

Estos restos fueron hallados por los investigadores y serán sometidos a pruebas de identificación en Austria, señaló.

Sin embargo, el fiscal dijo que los estudiantes siguen siendo considerados desaparecidos hasta contar con los resultados de estas pruebas.

Según las investigaciones, los jóvenes fueron secuestrados por policías municipales por órdenes del ex alcalde Iguala, José Luis Abarca, para impedir que los muchachos, pertenecientes a una escuela rural de magisterio, irrumpieran en un acto público de su esposa, quien aspiraba a ser la próxima alcaldesa.

Abarca, quien fue destituido después de los hechos, y su cónyuge, María de los Ángeles Pineda, supuestamente operadores de Guerreros Unidos, fueron capturados el martes en un barrio pobre de la Ciudad de México tras semanas de ser perseguidos por las autoridades.

Miles de personas han realizado varias marchas en Guerrero, en otros estados del país y en la Ciudad de México pidiendo que los estudiantes aparezcan con vida y que los responsables reciban castigo. Las protestas han tenido eco en otros países.

Peña se reunió la semana pasada con los padres de los jóvenes y prometió dar resultados.

Más de 100,000 personas han muerto por la violencia ligada al crimen organizado desde fines del 2006, cuando el ex presidente Felipe Calderón decidió lanzar al Ejército y policías federales a las calles, provocando fracturas en los grandes cárteles y mayores enfrentamientos.

Reportes de Lizbeth Díaz, escrito por Anahí Rama.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below