Agobiados por el dolor y la pobreza, familiares de estudiantes desaparecidos en México buscan a sus hijos

jueves 30 de octubre de 2014 18:31 CST
 

Por Lizbeth Diaz

MEXICO DF, 30 oct (Reuters) - Con sus zapatos gastados, unos pesos en la bolsa y a veces el estómago vacío, familiares de 43 estudiantes desaparecidos en el empobrecido estado mexicano de Guerrero salen cada día desde hace semanas con la esperanza encontrar vivos a sus hijos.

Desde la noche del 26 de septiembre, cuando los jóvenes fueron atacados por policías en la ciudad de Iguala y entregados a sicarios después de una protesta en la que habían tomado autobuses para juntar dinero para la escuela rural de magisterio a la que asistían, las vidas de los familiares dieron un giro.

La mayoría de ellos son campesinos que desafían el implacable sol con sombreros de paja para salir a escudriñar el monte con palas en busca de sus seres queridos y a pegar carteles con los rostros de los desaparecidos.

"Cuando regreso a mi casa me da tristeza (...) ver a mis hijos que no les llevo nada (...), sin algo bueno, que ya encontré a su hermano", dijo Emiliano Navarrete, un delgado campesino y de rostro curtido padre de uno de los jóvenes.

Decenas de policías y sicarios de la organización criminal Guerreros Unidos fueron arrestados. Confesaron haberse llevado a los estudiantes por órdenes del alcalde de Iguala y su esposa, que temían que la manifestación arruinara un encuentro político. Ambos están prófugos y las autoridades tienen pocas dudas de sus vínculos con el crimen organizado.

No se sabe aún, al menos públicamente, si los muchachos están vivos o muertos. La fiscalía federal dice que necesita tiempo para procesar exámenes de ADN a 38 cuerpos encontrados en fosas en la zona.

Pero la paciencia de las familias empieza a agotarse.

"Hay muertos, hay desaparecidos y la impunidad sigue en los gobiernos estatales, municipales y federales por lo que no cabe duda que también están involucrados con el crimen organizado. No podemos confiar en ellos", dijo Felipe de la Cruz, padre de otro desaparecido que participó en la reunión con Peña.   Continuación...