Mexicana Pemex retoma despachos de crudo Istmo a costa oeste de EEUU

lunes 19 de mayo de 2014 07:06 CDT
 

MEXICO DF, 19 mayo (Reuters) - La estatal mexicana Pemex retomó este año silenciosamente las ventas de crudo Istmo a una amplia gama de clientes en la costa oeste de Estados Unidos, según datos oficiales de Estados Unidos y Reuters, tras seis años de pausa en los envíos de petróleo a esa zona.

La compañía, que sólo exportó alrededor de 100,000 barriles por día (bpd) de Istmo el año pasado, entregó dos cargamentos de unos 340,000 barriles al refinador estadounidense Valero Energy Corp en Benicia, California, en enero y febrero.

También despachó en marzo un embarque similar a Tesoro Corp en San Francisco, según datos comerciales de Eikon basados en la información de puertos de Estados Unidos. Luego, exportó desde el terminal de Salina Cruz otros 150,000 barriles, que fueron recibidos por Shell Trading en Anacortes, Washington, en mayo.

El Istmo, un crudo catalogado por el brazo comercial de Pemex como mediano al tener 32-34 grados API y con hasta 1.8 por ciento de azufre, es tradicionalmente enviado desde Pajaritos, México y recibido en los puertos de la costa del Golfo, así como en la costa este, incluyendo Beaumont y Corpus Christi en Texas y Filadelfia en Pensilvania.

Pemex, que vendió en el exterior un promedio de 1,2 millones de bpd de crudo en el 2013, ha dicho que está diversificando el destino de sus exportaciones, así como la base de clientes. En enero informó que comenzó a enviar crudo ligero Olmeca a Europa y el mes pasado dijo que comenzó a hacer envíos de Istmo a Hawái.

Pemex está suministrando a Exxon Mobil Corp un cargamento mensual de alrededor de 500,000 barriles de Istmo, entregado en Houston, y también provee este crudo a Total Petrochemicals en Port Arthur, Texas, con un volumen mensual de alrededor de 150,000 barriles.

Otros productores y refinadores como Citgo Petroleum, PBF Holding, Atlantic Trading, Chevron y Shell también han estado comprando Istmo en Estados Unidos desde el año pasado.

El Gobierno mexicano aprobó a fines del 2013 una profunda reforma energética, que aún aguarda por la aprobación en el Congreso de complejas legislaciones secundarias, que persigue elevar la producción de hidrocarburos, así como promover la competencia de importantes jugadores del mercado.

La producción de crudo se ha mantenido en alrededor de 2.5 millones de bpd, tras caer desde el tope de 3.4 millones de bpd en el 2004. (Con reporte de David Alire Garcia en México y Marianna Párraga en Houston)