Milenario esqueleto en México confirma teoría primeros habitantes de América llegaron de Siberia

jueves 15 de mayo de 2014 18:36 CDT
 

MEXICO DF, 15 mayo (Reuters) - Un esqueleto hallado en México, de entre 12,000 y 13,000 años de antigüedad, fortalece la teoría de que los primeros pobladores del continente americano llegaron provenientes de Siberia a través del estrecho de Bering, dijo el jueves el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los restos, que pertenecen a una adolescente de entre 15 y 16 años, fueron encontrados en 2007 dentro de una cueva submarina por un grupo de buceadores mientras exploraban las aguas turquesas de un cenote del caribe mexicano.

"Es una oportunidad que nos ha permitido encontrar este eslabón que nos faltaba para confirmar que los primeros pobladores del continente vienen de Siberia y no de otra parte", dijo Pilar Luna, subdirectora de Arqueología Subacuática del INAH, en una conferencia de prensa.

Los estudios muestran que "Naia" posee un código genético que la vincula directamente con migraciones siberianas y que es solamente compartido por antiguos pobladores americanos, lo que la ubica en un grupo que desarrolló cambios de adaptación al nuevo medio.

Otras teorías sobre el poblamiento de América sugieren que los primeros habitantes llegaron en varias oleadas provenientes de distintas regiones de Asia, Europa e incluso de Africa.

Los buzos bautizaron los restos de la joven como "Naia", que significa la Ninfa del Agua. Luna dijo que se trata del esqueleto más completo y genéticamente intacto que se ha encontrado hasta ahora en el continente, lo que ha permitido a los científicos iniciar varias investigaciones.

El esqueleto de la joven, que preserva el cráneo prácticamente intacto, ha sido estudiado durante tres años por especialistas de México y extranjeros.

Los científicos realizaron a "Naia" análisis de ADN mitocondrial (que puede rastrear linajes muy antiguos), Carbono 14 y Uranio/Torio, que fueron contrastados con estudios a otras muestras tomadas de la caverna, que quedó inundada tras la última glaciación.

El sitio nombrado por los buzos como "Hoyo Negro", por la profunda oscuridad que predomina, presenta una combinación de agua dulce y salada proveniente del mar que permitió el extraordinario nivel de conservación del cuerpo y lo convierte en "un contexto paleontológico perfecto".

Ahí también han sido descubiertos los huesos de 26 mamíferos correspondientes a 11 especies, que incluyen al tigre dientes de sable, al perezoso de tierra tipo Shasta, cerdo de monte, oso, puma, coyote y murciélago frutero. (Reporte de Noé Torres, editado por Javier Leira)