México anuncia plan para tratar de frenar violencia en estado fronterizo

martes 13 de mayo de 2014 16:54 CDT
 

MEXICO DF, 13 may (Reuters) - El Gobierno mexicano anunció el martes un nuevo plan de seguridad para el norteño estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, donde la violencia ha resurgido en las últimas semanas por choques entre los dos cárteles del narcotráfico que operan en la zona.

Tamaulipas, clave para el sector energético de México por sus potenciales reservas de gas de esquisto y crudo, es escenario desde hace años de luchas entre el antiguo cártel del Golfo y su ex brazo armado, los Zetas, que rompieron con la primera organización en 2010.

Ambas organizaciones se dedican no solamente a traficar drogas, sino también a hacerlo con inmigrantes -sobre todo centroamericanos- a quienes secuestran a su paso por México con rumbo a Estados Unidos a menudo con la complicidad de policías y funcionarios de inmigración.

Tras una reunión del gabinete de seguridad en la fronteriza ciudad de Reynosa, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dijo que el Gobierno federal reforzará la vigilancia en todo el estado, al tiempo que establecerá grupos federales especializados en secuestros y extorsiones.

"Redoblaremos la vigilancia en puertos, aeropuertos, aduanas y cruces fronterizos, así como en las principales rutas terrestres", dijo el secretario tras reunirse con los jefes del Ejército, de la Marina, el fiscal general y el gobernador del estado, Egidio Torre.

Además, anunció una depuración total de la policía estatal, infiltrada por los cárteles, después de que 10 agentes fueran detenidos cuando esperaban un pago mensual de 4,000 pesos (310 dólares) que les iban a ser entregados por los Zetas, según información de la fiscalía federal.

En Tamaulipas está Nuevo Laredo, el principal cruce fronterizo con Estados Unidos, lugar por donde pasa la mayor parte del intenso flujo comercial entre ambos países y que según versiones periodísticas está en manos de los Zetas.

Entre 2010 y 2011, cerca de 300 inmigrantes centroamericanos y mexicanos fueron masacrados cerca de la localidad de San Fernando supuestamente porque sus "polleros" -como se les llama a los traficantes de personas- no pagaron lo que los Zetas les exigían por atravesar su territorio.

Más de 90,000 personas han muerto en México desde que el ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) lanzó una campaña contra los cárteles de la droga, lo que llevó a la captura de varios líderes pero al mismo tiempo atomizó a estas organizaciones y las llevó a diversificar sus actividades a extorsiones, secuestros y tráfico de personas.

Desde que asumió en diciembre del 2012, el presidente Enrique Peña Nieto ha enviado fuerzas federales al estado de Michoacán y al Estado de México, vecino a la capital, debido a un incremento de la violencia, sin que esté aún claro si podrá pacificar el país.

(1 dólar = 12.9222 pesos mexicanos) (Reporte de Anahí Rama; editado en español por Hernán García)