Decisión de Obama sobre deportaciones de EEUU plantea riesgos políticos

martes 13 de mayo de 2014 12:34 CDT
 

Por Jeff Mason y Julia Edwards

WASHINGTON, 13 mayo (Reuters) - La decisión del presidente Barack Obama sobre posibles cambios a la política de deportaciones de Estados Unidos prepara el escenario para una refriega en un año electoral que podría ayudar a los demócratas a ganar puntos entre su base política, mientras enoja a republicanos abiertos a una reforma migratoria.

Se espera que en las próximas semanas el Gobierno de Obama anuncie revisiones en las políticas que determinan cómo los inmigrantes indocumentados son seleccionados para ser expulsados de Estados Unidos.

Los partidarios quieren ver amplias acciones ejecutivas debido a que una legislación para reescribir las leyes migratorias está estancada en el Congreso.

Pero los expertos afirman que los cambios probablemente serán modestos debido a que la Casa Blanca espera lograr un acuerdo legislativo este verano boreal antes de las elecciones legislativas de noviembre, o el próximo año, cuando ya esté operando un nuevo Congreso.

Activistas y asesores legislativos esperan que el Departamento de Seguridad Nacional, que está revisando las orientaciones para deportación, se concentre en varias áreas.

Entre ellas figuran un menor período de tiempo en que los inmigrantes son considerados "nuevos" y enfrentan un mayor escrutinio para deportaciones; la instauración de mayores exámenes de antecedentes de detenidos cuando se consideren que deben irse; y la protección a inmigrantes que sirven en las fuerzas armadas de Estados Unidos de la amenaza de expulsión.

La decisión de qué tan lejos ir crea un dilema político para Obama.

Si hace grandes cambios, sería muy apreciado por los votantes hispánicos que lo impulsaron a la presidencia y que están furiosos por el alto número de deportaciones durante su mandato.   Continuación...