Autoridades México arraigan a funcionario de Michoacán, investigan nexos con grupos criminales

sábado 5 de abril de 2014 21:38 CST
 

MEXICO DF, 5 abr (Reuters) - Autoridades federales de México arraigaron por 40 días a un funcionario de alto nivel del occidental estado de Michoacán para investigar posibles vínculos que lo pudieran unir con grupos delictivos, dijo el sábado la fiscalía general.

José Jesús Reyna, actual secretario de Gobierno de Michoacán, sede del violento cártel de la droga de los Caballeros Templarios, fue arraigado después de que se encontraron "posibles contactos con organizaciones delictivas" tras una comparecencia del funcionario, dijo la Procuraduría General de la República (PGR).

Reyna, quien ocupó por un corto periodo la gubernatura de Michoacán debido a la ausencia del cargo por enfermedad del gobernador Fausto Vallejo, fue llevado el viernes ante autoridades para comparecer. No quedó claro de inmediato si la comparecencia fue sólo el viernes o se prolongó hasta el sábado.

"Esta autoridad federal encontró posibles contactos con organizaciones delictivas y para poder profundizar en la investigación, solicitó el arraigo en tanto se establecen las posibles responsabilidades", dijo la PGR en un escueto comunicado.

Los Caballeros Templarios tenían bajo su control amplias zonas de Michoacán hasta que grupos de autodefensa, o vigilantes locales, se levantaron en contra de ellos y comenzaron a invadir bastiones del grupo criminal.

El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto decidió en enero intervenir en el estado, desplazando a las fuerzas de seguridad locales mediante un acuerdo con el gobernador, luego de que los grupos de autodefensa avanzaron fuertemente armados en varios poblados, cansados de los abusos de los Caballeros Templarios.

Desde entonces han caído varios líderes de esta organización criminal, con tintes de secta religiosa, dedicada al tráfico de marihuana, heroína y metanfetaminas, que mantenía bajo terror gran parte del estado de Michoacán con extorsiones, secuestros y asesinatos.

Cerca de 82,000 personas han muerto y unas 27,000 están desaparecidas desde que el ex presidente Felipe Calderón lanzó a finales del 2006 una campaña contra los cárteles de la droga, dando algunos golpes pero generando una mayor violencia del crimen organizado, que se ha extendido a casi todo el país. (Reporte de Adriana Barrera)