México confirma identidad de líder de Caballeros Templarios muerto

martes 1 de abril de 2014 15:19 CST
 

MEXICO DF, 1 abr (Reuters) - El Gobierno de México confirmó el martes la identidad del número dos del violento cártel de los Caballeros Templarios, Enrique "Kike" Plancarte, quien fue abatido el día anterior al enfrentarse con marinos.

Plancarte, de 43 años y encargado de las finanzas de la organización delictiva, por quien las autoridades ofrecían una recompensa de 10 millones de pesos, murió el lunes mientras era trasladado a un hospital luego de que los marinos le dispararon por resistirse al arresto, dijeron las autoridades.

"Se hicieron pruebas de dactiloscopía en ambas manos, así como comparación de imágenes fotográficas para el cruce de sus rasgos fisonómicos, lo que permite confirmar que la persona abatida es la de Enrique Plancarte Solís", explicó Carlos Alejandro Rubido, comisionado nacional de seguridad.

Plancarte era el segundo de los Caballeros Templarios, un cártel dedicado al trafico de marihuana, heroína y metanfetaminas, que mantenía bajo terror gran parte del estado de Michoacán con extorsiones, secuestros y asesinatos.

Varios líderes de esta organización, que tiene tintes de secta religiosa, han caído desde enero, cuando el Gobierno federal decidió intervenir con fuerzas federales gran parte de Michoacán.

Sigue libre el líder principal, Servando "la Tuta" Gómez, quien en el pasado fue maestro de escuela.

Las actuales autoridades mexicanas se cuidan de realizar todos los exámenes de rigor a los capos del narco detenidos o muertos debido a los graves errores cometidos en el Gobierno anterior, que dio por muerto en 2010 al líder máximo de esta organización, Nazario Moreno.

Resultó que Moreno estaba vivo y fue recientemente abatido también por efectivos de la Marina.

En un intento por huir, Plancarte habría disparado contra marinos en el pequeño poblado de Colón, situado en el central estado de Querétaro, pero resultó herido cuando respondieron la agresión, agregó Rubido.

Cerca de 82,000 personas han muerto y unas 27,000 están desaparecidas desde que el ex presidente Felipe Calderón lanzó a finales del 2006 una campaña contra los cárteles de la droga, dando algunos golpes pero generando una mayor violencia del crimen organizado, que se ha extendido a casi todo el país.

Los cárteles han diversificado sus operaciones y además del tráfico de drogas se dedican a extorsionar y secuestrar. (Reporte de Lizbeth Díaz; Editado por Anahí Rama)