ANALISIS-Aversión de Obama a conflictos en Oriente Medio alimenta rechazo de aliados

domingo 27 de octubre de 2013 09:59 CST
 

Por Matt Spetalnick

WASHINGTON, 27 oct (Reuters) - Desde Arabia Saudita a Israel, los aliados tradicionales de Estados Unidos en Oriente Medio comenzaron a preguntarse: ¿Estados Unidos nos está dando la espalda?

Las aperturas diplomáticas del presidente Barack Obama a su antiguo rival Irán y su negativa de último minuto a atacar a Siria han hecho que funcionarios en Israel, países del Golfo Pérsico y Turquía se pregunten si Washington está abandonándolos de forma deliberada para evitar verse arrastrado a un Oriente Medio que vive luchas sectarias más profundas y temores a que Teherán pueda estar buscando una bomba nuclear.

Reportes de prensa de que la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por su sigla en inglés) pueda haber espiado a los líderes de Alemania, México y Brasil también han incomodado a esos antiguos aliados, lo que se suma a la impresión entre algunos de que Obama tiene trastocadas sus prioridades en política exterior.

Sin embargo, es en Oriente Medio que la política de Obama está bajo mayor escrutinio, especialmente de parte de Arabia Saudita, que teme a una mejoría de las relaciones entre Estados Unidos e Irán, el rival regional de Riad.

Un importante príncipe saudí advirtió esta semana que el reino podría "alejarse" de Estados Unidos, lo que sugiriere un gran cambio estratégico tras décadas de cercana cooperación militar y económica.

Funcionarios israelíes dicen que temen que Obama no tome una línea suficientemente dura en las negociaciones con Irán respecto a sus ambiciones nucleares y que se rehúse a emprender una acción militar contra Teherán del mismo modo en que evitó atacar al presidente sirio Bashar al-Assad en septiembre.

"Estados Unidos hizo mucho daño a su imagen al no atacar a Siria", dijo un diplomático israelí en Jerusalén.

Las preocupaciones de aliados sobre la falta de entusiasmo estadounidense para involucrarse más en Oriente Medio son apuntaladas por sondeos de opinión que muestran una fuerte oposición del público estadounidense a una intervención en la guerra civil de Siria.   Continuación...