Consumidores están más confiados, menos preocupados sobre empleo: sondeo global

martes 23 de julio de 2013 08:18 CDT
 

Por Susan Fenton

LONDRES, 22 jul (Reuters) - El ánimo de los consumidores a nivel global mejoró en el segundo trimestre en base a percepciones más optimistas sobre el empleo, las finanzas personales y las intenciones de gasto en Estados Unidos, China y Japón, según muestran sondeos.

Indonesia siguió siendo el mercado más optimista, seguido por Filipinas, que dejaron a India en el tercer lugar, según una encuesta trimestral de la compañía de información global y análisis Nielsen.

Portugal mantuvo su posición como el mercado de consumidores más pesimistas en el sondeo, lugar al que arribó antes de que se profundizara su crisis política. Hungría e Italia ocuparon la segunda posición entre los mercados más pesimistas.

Reflejando los recortes presupuestarios, los aumentos de impuestos y el alto desempleo pesaron sobre los hogares en Europa, la confianza de los consumidores disminuyó en 14 de los 29 mercados de la región.

"El consumidor europeo está en un modo de espera y, de hecho, en Nielsen vemos un distintivo grupo con los consumidores alemanes como los más confiados, seguidos por los de Reino Unido, Francia y luego Italia y Grecia donde la confianza es baja en ambos y está cayendo", dijo Venktatesh Bala, economista jefe en The Cambridge Group, una parte de Nielsen.

El índice de confianza del consumidor global de Nielsen trepó un punto en el segundo trimestre a 94, después de crecer dos puntos en el trimestre previo. Una lectura por debajo de 100, sin embargo, señala que los consumidores son pesimistas sobre las perspectivas.

La moral del consumidor mejoró en Estados Unidos, la mayor economía del mundo, reflejando crecientes oportunidades de empleo, precios de viviendas más elevados y un mercado de valores en alza, dijo Bala.

"Cuando los consumidores se sienten más ricos y también más seguros de conseguir un trabajo o de mantener su empleo, eso naturalmente los vuelve más confiados (...) Es lo opuesto a lo que sucedió en 2008-2009 cuando los despidos se dispararon y los precios de las casas colapsaron junto con la bolsa de valores tocando fondo", agregó.   Continuación...