Fiscales de Honduras confirman que restos hallados son de periodista secuestrado

miércoles 10 de julio de 2013 15:03 CDT
 

TEGUCIGALPA, 10 jul (Reuters) - Los restos desmembrados de un cadáver encontrado en una violenta región en el norte de Honduras corresponden a un reconocido periodista de la televisión que había sido secuestrado el mes pasado, dijo el miércoles un portavoz del Ministerio Público.

El tronco, la cabeza, los brazos y piernas del periodista Aníbal Barrow fueron hallados el martes, 16 días después de que fuera secuestrado en la ciudad de San Pedro Sula, 165 kilómetros al norte de Tegucigalpa, donde operan violentos carteles mexicanos de la droga.

Los restos no habían sido identificados plenamente el martes, aunque en el sitio donde se encontró había una libreta de ahorros a nombre del comunicador, tarjetas de crédito y la vestimenta que usaba cuando fue secuestrado.

"Podemos confirmar en un 100 por ciento que los restos encontrados corresponden al periodista Aníbal Barrow", dijo el director de fiscales del Ministerio Público, Roberto Ramírez.

El funcionario no reveló las probables motivaciones del crimen de Barrow, que conducía el programa matutino "Aníbal Barrow y Nada Más" en el canal de televisión local Globo TV.

Agregó que cuatro personas fueron arrestadas y otras cuatro eran buscadas acusadas de ser los autores materiales del secuestro y asesinato del comunicador.

Desde 2010, cuando los cárteles del narcotráfico mexicanos incrementaron su presencia en Centroamérica, 28 periodistas han sido asesinados y la mayor parte de los crímenes permanece impune, según el Comisionado Nacional de Derechos Humanos.

Esta es la primera vez que en Honduras es desemebrado el cuerpo de un periodista, aunque frecuentemente se encuentran cadáveres mutilados en las calles en medio de las cruentas disputas entre los narcotraficantes.

Honduras es actualmente el país con la tasa de homicidios más alta del mundo, con 85.5 asesinatos por cada 100,000 habitantes, según las Naciones Unidas. (Reporte de Gustavo Palencia. Editado por Miguel Angel Gutiérrez)