8 de julio de 2013 / 15:26 / en 4 años

Victoria oposición mexicana en Baja California alivia presiones sobre pacto para reformas

* Oposición, satisfecha con resultados, pero denuncia anomalías

* Comicios, vistos como amenaza para continuidad de pacto por reformas

* Presidente necesita votos de oposición para empujar sus proyectos

Por Miguel Angel Gutiérrez

MEXICO DF, 8 jul (Reuters) - El triunfo de la oposición en las elecciones a gobernador del estado mexicano de Baja California alejaría algunos fantasmas que ponían en juego la continuidad de un pacto político con el Gobierno para aprobar reformas estructurales, pese a que los dos bandos se acusaron de jugar sucio en los comicios regionales.

El opositor Partido Acción Nacional (PAN) retuvo la gobernación de estado de Baja California, un histórico bastión suyo que controla desde 1989, gracias a una alianza con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) que postuló a Francisco Vega.

Vega obtuvo un 47.15 por ciento de los sufragios frente al 44.14 por ciento de Fernando Castro Trenti, candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), con el 96 por ciento de los votos escrutados.

Si el PRI arrebataba la gobernación de Baja California al PAN, los analistas temían que se ahondaran las fracturas que dividen al partido opositor desde que perdió la presidencia el año pasado. Y eso hubiera debilitado al jefe de la agrupación, Gustavo Madero, uno de los garantes del pacto con el Gobierno.

Bautizada Pacto por México, la alianza política impulsada por el presidente Enrique Peña -que asumió en diciembre- busca trabajar propuestas económicas clave entre las tres principales fuerzas políticas del país: PRI, PAN y PRD.

Y hasta ahora ha agilizado la aprobación de reformas que habían sido largamente postergadas como una al sistema educativo y otra para permitir una mayor competencia en telecomunicaciones, televisión y radio.

Sin mayoría absoluta en el Congreso bicameral, el PRI necesita del Pacto cuando se apresta a presentar dos proyectos cruciales para la economía: una reforma fiscal para elevar la débil recaudación y otra para permitir inversión privada en el sector petrolero, las que el Gobierno prevé enviar al Congreso entre agosto y septiembre.

Pero las elecciones de más de 1,300 funcionarios públicos en 15 estados del país, casi la mitad de las entidades federales mexicanas, contaminaron el ambiente con acusaciones cruzadas de corrupción y malas prácticas electorales entre los principales partidos políticos.

Los incidentes sangrientos también mancharon las campañas, como el asesinato de más de una docena de candidatos, dirigentes de partidos y familiares, además de secuestros o agresiones a viviendas de los contendientes en un país ya sacudido por la violencia del narcotráfico.

SATISFECHOS, PERO HUBO TRAMPAS: OPOSICION

Aunque tanto Madero como el presidente del PRD, Jesús Zambrano, se mostraron satisfechos con los resultados obtenidos en los comicios regionales y descartaron en principio salirse del Pacto por México, advirtieron que revisaran a fondo cómo superar las anomalías del proceso electoral del domingo.

“Es un balance muy positivo, a pesar de todas las trampas, de todas las mañas y delitos que se cometieron y también a pesar de todos los crímenes que se cometieron”, dijo Madero el lunes a la cadena Televisa.

Los líderes opositores apuntaron que las irregularidades podrían resolverse mediante una reforma política que castigue delitos electorales más severamente, sobre todo los apoyos ilegales de los gobernadores a candidatos.

Además de las elecciones en Baja California, hubo comicios municipales y para elegir diputados en los estados de Tamaulipas, Coahuila, Sonora, Durango, Chihuahua y Sinaloa, en el norte; Puebla, Tlaxcala, Aguascalientes, Zacatecas e Hidalgo, en el centro; Quintana Roo sobre el mar Caribe; Oaxaca en el sur; y Veracruz, ubicado sobre el Golfo de México.

Según resultados preliminares, las principales fuerzas políticas se distribuyeron triunfos en las votaciones para alcaldes. El PRI afianzaba posiciones en algunas regiones, mientras que la oposición ganaba en localidades donde no gobierna actualmente.

“En una democracia ni nadie gana ni nadie pierde todo”, dijo el presidente del PRI, César Camacho. (Reporte adicional de Tomás Sarmiento, Anahí Rama y Lizbeth Díaz. Editado por Adriana Barrera y Pablo Garibian)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below