7 de junio de 2013 / 20:49 / hace 4 años

ACTUALIZA 1-Senado EEUU da inicio a largo debate sobre reforma inmigratoria

4 MIN. DE LECTURA

(Añade detalles y citas)

Por Richard Cowan y Thomas Ferraro

WASHINGTON, 7 jun (Reuters) - El Senado de Estados Unidos participó el viernes en un animado debate sobre la reforma inmigratoria del país y es probable que a fines de junio se realice una votación sobre un proyecto de ley que podría definir los últimos años del presidente Barack Obama en el cargo.

La "Ley de Seguridad Fronteriza, Oportunidades Económicas y Modernización de la Inmigración", una reelaboración de casi 900 páginas de la ley de inmigración del país, que data de 27 años, afronta una dura batalla en el Senado, de mayoría demócrata, y una lucha aún más encarnizada en la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, a fines de este año.

La iniciativa busca sacar a los 11 millones de personas que residen ilegalmente en Estados Unidos, muchos de los cuales llegaron desde México hace varios años, de su situación irregular y abrir un camino para que en 13 años obtengan la ciudadanía.

Estados Unidos gastaría alrededor de 6.000 millones de dólares más en fortalecer la seguridad fronteriza y podría cambiar la forma en que se emiten las visas temporales, poniendo más énfasis en ayudar a que los agricultores locales y las industrias de alta tecnología consigan mano de obra extranjera.

"Es gratificante ver el impulso que hay detrás de este paquete de reformas de sentido común, que hará que nuestro país sea más seguro y ayude a que 11 millones de inmigrantes indocumentados consigan derechos con la ley", dijo el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid.

Si bien Reid se comprometió a dar a los senadores la gran oportunidad de cambiar el proyecto de ley, advirtió que no permitirá que los opositores debatan la medida indefinidamente.

El trabajo sobre el proyecto de ley estará concluido antes del receso del 4 de julio, dijo Reid, senador demócrata por Nevada.

El proyecto de ley representa un problema para muchos republicanos en el Senado, que lo ven como un premio para personas que violaron la ley al entrar a Estados Unidos ilegalmente.

"No podemos rechazar a una persona buena y responsable en Estados Unidos y luego darnos vuelta y permitir que alguien que entró ilegalmente se beneficie de quebrantar nuestras leyes en detrimento de esa buena persona", dijo el senador republicano Jeff Sessions.

Se espera que Sessions y otros senadores presionen para lograr mayores esfuerzos de seguridad fronteriza y traten de imposibilitar o endurecer el camino hacia la ciudadanía para 11 millones de personas.

Lynn Tramonte - subdirectora del Fondo para la Educación de America's Voice, un grupo partidario de la reforma inmigratoria- dijo que tales modificaciones "frenarían el camino a la ciudadanía" para los indocumentados.

La ley representa una gran prueba para el altamente polarizado e impopular Congreso, que ha sido incapaz de manejar tareas más básicas, como aprobar un presupuesto federal.

Y podría ser además una prueba aún para Obama, quien a principios de este año no pudo conseguir que el Senado apruebe otro gran objetivo legislativo, una campaña para restringir la tenencia de armas y frenar la violencia en el país.

(Traducido por Rodrigo Charme. Editado por Javier Leira y Marion Giraldo)

Reuters Rch Jl Mg/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below