14 de marzo de 2013 / 17:18 / en 4 años

ANALISIS-Salida de Vale pone a prueba "paciencia estratégica" de Brasil con Argentina

* Vale suspende proyecto de potasa de 6.000 mlns dlrs en Argentina

* Argentina se opone a liberalizar comercio bilateral de autos

* Barreras comerciales y menor demanda erosionaron superávit brasileño

Por Esteban Israel

SAO PAULO, 14 mar (Reuters) - Los problemas comerciales con Argentina son tan frecuentes, que Brasil tiene hasta una receta para enfrentarlos: la "paciencia estratégica".

Al final de cuentas, dicen en los ministerios de Brasilia, Argentina es el tercer socio comercial y un importante mercado para las manufacturas brasileñas, en general poco competitivas por culpa de pesados impuestos y costos laborales.

Pero al menos en el sector privado la paciencia podría estarse agotando, a juzgar por la decisión de la minera Vale -una de las mayores empresas de Brasil- de congelar esta semana una inversión de 6.000 millones de dólares en Argentina con el aval del Gobierno.

Y con una nueva disputa por el comercio de autos asomando en el horizonte, muchos se preguntan si no es hora de cambiar de estrategia.

"El mensaje de Vale es que existen límites", dijo Rubens Barbosa, un ex embajador brasileño en Estados Unidos y asesor de comercio exterior del poderoso lobby industrial Fiesp.

"El Gobierno brasileño está siendo muy paciente, muy tolerante" con Argentina, añadió.

Vale dijo que su proyecto de potasa Río Colorado, la mayor inversión privada en la historia de Argentina, se había vuelto insostenible por culpa de la galopante inflación y la tasa desfavorable de cambio.

La segunda mayor minera del mundo pidió facilidades tributarias y ante la negativa de Argentina bajó la cortina, una decisión que la expone a una pérdida de sus activos y podría acarrear consecuencias políticas incalculables.

El próximo capítulo en la telenovela comercial entre las dos mayores economías de América del Sur será la renegociación de un acuerdo automotor que vence en julio.

En medio del tira y afloja por Vale, Argentina adelantó que se opone a liberalizar el comercio de autos -como estaba estipulado- y quiere prorrogar por cinco años más el acuerdo que le garantiza una porción del gigantesco mercado brasileño. Además, pretende que las montadoras brasileñas trasladen parte de su producción al país.

"Eso es lo que ellos quieren, pero no necesariamente lo que va a ocurrir", dijo a Reuters una fuente del área económica del gobierno brasileño. "Nosotros les pedimos que presenten un proyecto, para evaluarlo".

Brasil quiere entrar en un régimen de libre comercio. "Pero estamos dispuestos a negociar siempre que presenten una propuesta atractiva", dijo el funcionario. "La pelota está en la cancha de ellos".

DEMASIADAS CONCESIONES

La paciencia estratégica de Brasil se basa, en gran medida, en su superávit comercial con Argentina en la última década.

Pero barreras no arancelarias con las que Argentina intentó frenar la salida de dólares y una contracción de la demanda hundieron un 73 por ciento el superávit comercial de Brasil con su vecino en el 2012 hasta 1.553 millones de dólares. Los exportadores brasileños vieron esfumarse el año pasado un 21 por ciento de su tercer mercado después de China y Estados Unidos.

"Brasil hizo muchas concesiones en los últimos años, porque tenía un superávit muy grande con Argentina", dijo el consultor de negocios Welber Barral, un ex secretario de Comercio Exterior brasileño. "Pero el superávit está desapareciendo y el argumento ya no se sustenta más".

Y Vale no es la única empresa brasileña que está mirando la puerta en Argentina.

La petrolera estatal Petrobras, que sufrió en el 2012 la cancelación de una concesión en la provincia de Neuquén, puso el mes pasado a la venta dos refinerías en Argentina. La justicia argentina respondió cerrando una de las refinerías por razones ambientales, aumentando la percepción de riesgo entre los inversores brasileños.

"El raído argumento de que es preciso tener paciencia con Argentina, algo que la dirección de Vale, que enterró allá 2.200 millones de dólares, ya perdió, no tiene sentido ante la falta de señales de que la situación un día se revierta", escribió el columnista Celso Ming en el diario O Estado de S.Paulo

Los roces comerciales plantean, para un creciente coro de críticos, la pregunta más amplia sobre la validez del Mercosur, la unión aduanera lanzada hace 20 años por Argentina y Brasil inspirada en la Unión Europea.

COSTO DE OPORTUNIDAD

El Mercosur -integrado además por Paraguay, Uruguay y desde hace unos meses también por Venezuela- es percibido por muchos en Brasil como una camisa de fuerza que impide aprovechar otras oportunidades comerciales más atractivas.

Argentina, dicen, es un obstáculo para negociar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, un viejo proyecto que cobró relevancia ante la decisión de Washington y Bruselas de comenzar a negociar este año un ambicioso pacto trasatlántico de libre comercio.

Empresarios brasileños sienten que están perdiendo también el tren de la Alianza del Pacífico, otra mega iniciativa de libre comercio promovida por Estados Unidos en la que ya se embarcaron algunas de las economías más dinámicas de América Latina como Chile, Perú, Colombia y México.

"En el mediano o largo plazo, el costo de oportunidad de quedar fuera de esos acuerdos regionales aumenta para Brasil", dijo João Augusto de Castro Neves, un experto de la consultora de riesgo Eurasia Group en Washington.

"La tarea de Brasil es clara: para volverse competitivo tiene que resolver sus problemas con Argentina. Hay límites hasta para la paciencia estratégica", añadió.

Y la flexibilidad de Brasil a la hora de renegociar las reglas del comercio de autos con Argentina, que representa un 50 por ciento del intercambio bilateral, dará una idea de qué tan lejos estarán esos límites.

Argentina, que actualmente exporta un 80 por ciento de su producción de autos a Brasil, parece tener más que perder.

"Brasil tiene la visión equivocada de que Argentina es esencial. No lo es más", dijo Barbosa, de la Fiesp. "Argentina ya no tiene el peso económico ni político del pasado". (Reporte de Esteban Israel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below