ACTUALIZA 2-Candidato opositor desafía a un debate al presidente interino de Venezuela

jueves 14 de marzo de 2013 13:22 CST
 

* Carrera electoral, marcada por fuego cruzado
    * Candidato opositor se disculpa por declaraciones
    * Maduro había dicho que estudiaría propuesta de un debate
    * Pero oficialistas dicen disculpas no son suficientes

 (Actualiza con reacción de ex funcionarios estadounidenses
acusados por Maduro, citas, detalles)
    Por Pablo Garibian
    CARACAS, 14 mar (Reuters) - El candidato opositor a la
presidencia de Venezuela desafió el jueves a su rival, el
mandatario interino Nicolás Maduro, a medirse en un debate
público, después de pedir disculpas por unas declaraciones que
ofendieron al oficialismo, en una campaña dominada por insultos
y acusaciones mutuas.
    La carrera para los comicios del 14 de abril se recalentó en
el país petrolero, que debe elegir el sucesor del fallecido
presidente socialista Hugo Chávez entre Maduro, su heredero
político, y la opción de centro que encarna Henrique Capriles.
    Capriles, que en las últimas elecciones presidenciales de
octubre perdió contra Chávez por un considerable margen pero que
hizo la mejor elección de la oposición en la era del chavismo,
viene siendo blanco de ataques verbales de Maduro, que van desde
motes de "fascista" hasta insinuaciones sobre su sexualidad.
    La ira de Maduro se desató luego de que Capriles pusiera en
duda los reportes oficiales sobre los pormenores de la muerte de
Chávez, que la semana pasada perdió su batalla contra un cáncer
dejando conmocionado al país que gobernó durante 14 años con una
cruzada socialista que genera tantos amores como odios.
    Maduro, un ex chofer de autobús de 50 años y sindicalista
cuya fidelidad a Chávez lo llevó a convertirse en canciller y
luego a vicepresidente, aseguró que podría considerar ir a un
debate sólo si el joven gobernador pedía disculpas por "las muy
graves ofensas" contra la memoria del mandatario. 
    "Si alguna palabra mía fue mal entendida, si alguna palabra
mía hirió algún sentimiento de los deudos del presidente, vaya
mi palabra de excusa", dijo Capriles, de 40 años, en una
entrevista con una radio local. 
    Pero desde el oficialismo dijeron que no eran suficientes
las excusas por sus declaraciones, que llevaron a una de las
hijas de Chávez a escribir una carta pública acusando a "la
oposición enferma" de "jugar con el dolor de un pueblo y una
familia que está devastada". 
    "Ya habló el Princeso. Quiere debate pero sin disculparse.
Es decir, es un canalla y tiene miedo", escribió en su cuenta de
Twitter Andrés Izarra, ex ministro y miembro del comando de
campaña de Maduro.
    Para la última campaña presidencial en octubre, Capriles
había exhortado a Chávez a un debate que nunca se realizó. 
    "Vamos a hacer un debate Nicolás, el país lo quiere. Tenemos
un mes para hacerlo, vamos a debatir sobre la inseguridad, la
economía, las fallas del aseo urbano, la falta de empleo y de
las expropiaciones", dijo Capriles más tarde en un comunicado.
    "El país quiere que se deje de mentir y que se discuta
públicamente de los problemas y sus soluciones", agregó.
 
    La estrategia del oficialismo es asociar a Capriles con
sectores de derecha que asegura buscan eliminar multimillonarios
programas sociales que montó Chávez para beneficiar directamente
a la población de menores recursos con la enorme renta petrolera
del país, y que fueron un pilar de su enorme popularidad.  
    Pero Capriles, que en diciembre logró uno de los pocos
triunfos de la oposición en las elecciones regionales al retener
el estado de Miranda, promete seguir atacando la pobreza con un
modelo económico de centro e intenta desbaratar la estrategia de
Maduro de mostrarse como la continuación de Chávez.
    Encuestas realizadas antes de la muerte del presidente
mostraron que Maduro llevaba a Capriles varios puntos de ventaja
en las preferencias del voto.
    "Me gustaría ver un debate Capriles-Maduro pero sin ofensas.
Creo que Capriles está más preparado, pero yo voy a votar por
Maduro", dijo Javier González, un taxista de 36 años. "Así como
lo estamos montando en la silla, lo podemos sacar", sostuvo.
    Sea quien sea el ganador de las elecciones, tendrá que
lidiar con una galopante inflación, episodios de escasez de
productos en las estanterías de los supermercados, fallas en los
servicios públicos, una creciente delincuencia exacerbada por
una extendida impunidad, y la corrupción histórica del país.
        
    MUNICION GRUESA
    La carrera por la presidencia se está poniendo cada vez más
álgida en una Venezuela dividida entre la lealtad de los pobres
a la revolución socialista que les trajo viviendas y hospitales,
y las clases medias y acomodadas que fustigan los controles de
cambio y las nacionalizaciones de un Estado intervencionista.
    Maduro aseguró el miércoles que el Gobierno había detectado
un supuesto plan de grupos vinculados a Otto Reich y Roger
Noriega, dos ex funcionarios del gobierno de George W. Bush,
para atentar contra la vida de Capriles. 
    Sin presentar pruebas, el presidente interino ofreció a su
rival brindarle seguridad del Estado, un día después de que el
equipo de campaña del candidato opositor denunciara haber
recibido fotos en las que aparecía un grupo de gente armada
apuntando contra un televisor en el que aparecía Capriles.
    Las palabras de Maduro recordaron a la campaña de octubre,
cuando el propio Chávez anunció que había detectado planes para
asesinar a Capriles.
    Tanto Reich como Noriega negaron desde Estados Unidos las
acusaciones del presidente interino de Venezuela.
    "Es completamente falso. Es difamatorio", dijo Reich, que
fue subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio
Occidental y fue sucedido en el 2004 por Noriega, que dijo que
las declaraciones de Maduro eran "absolutamente sin sentido".
    En una guerra mediática, un diario opositor publicó el
jueves una foto de Maduro junto a una del alemán Adolf Hitler.
Durante la semana había sido el mismo candidato oficialista el
que tildó de "nazista" a Capriles, pese a que tiene ascendencia
judía de su lado materno.
    "Cada vez que alguno de estos señores me califica así
insulta a mis antepasados, insulta a mi familia, (...) insulta a
mis bisabuelos que están enterrados en algún lugar del mundo, en
Polonia quedaron sus cenizas porque fueron asesinados en un
campo de concentración por los nazis", dijo Capriles.
    Mientras las balas electorales seguían silbando, miles de
venezolanos se apuraban para despedir el féretro de Chávez, que
luego de haber estado más de una semana en una capilla ardiente
por donde desfilaron más de dos millones de personas, será
trasladado el viernes al fortín desde donde lanzó su
"revolución" en 1992.
    Aunque la idea original del Gobierno era embalsamar a Chávez
y que descansara en el fortín que será convertido en el Museo de
la Revolución, Maduro dijo que podría abandonarse el plan
original de preservar los restos el mandatario porque el proceso
debió haberse iniciado antes. 
    Algunos medios de prensa barajan la posibilidad de que el
líder socialista sea sepultado en su natal Sabaneta, un pequeño
pueblo en la abrasadora sabana venezolana, después de que Chávez
dijera en vida que quería ser enterrado allí junto a su abuela.

 (Con reporte adicional de Ana Isabel Martínez y Dan Wallis;
Editado por César Illiano. LEA)