Candidato opositor desafía a un debate al presidente interino de Venezuela

jueves 14 de marzo de 2013 08:08 CST
 

CARACAS, 14 mar (Reuters) - El candidato opositor a la
presidencia de Venezuela desafió el jueves a su rival, el
mandatario interino Nicolás Maduro, a medirse en un debate
público, en un nuevo round de una campaña dominada hasta ahora
por insultos y acusaciones mutuas.
    La carrera para los comicios del 14 de abril se recalentó en
el país petrolero, que debe elegir el sucesor del fallecido
presidente socialista Hugo Chávez entre Maduro, su heredero
político, y la opción de centro que encarna Henrique Capriles.
    Capriles, que en las últimas elecciones presidenciales de
octubre perdió contra Chávez por un considerable margen pero
hizo la mejor elección de la oposición en la era del chavismo,
viene siendo blanco de ataque verbales de Maduro, que van desde
motes de "fascista" hasta insinuaciones sobre su sexualidad.
    La ira de Maduro se desató luego de que Capriles pusiera en
duda los reportes oficiales sobre los pormenores de la muerte de
Chávez, que la semana pasada perdió su batalla contra el cáncer
dejando conmocionado al país que gobernó durante 14 años con una
cruzada socialista que genera tantos amores como odios.
    El candidato oficialista aseguró que podría considerar ir a
un debate, sólo si el joven gobernador pide disculpas. Pero
Capriles dejó el jueves la pelota nuevamente en cancha
oficialista.
    "Si alguna palabra mía fue mal entendida, si alguna palabra
mía hirió algún sentimiento de los deudos del presidente, vaya
mi palabra de excusa", dijo Capriles, de 40 años, en una
entrevista con una radio local. 
    "Demos las excusas, pongamos un debate", sostuvo. "Vamos a
debatir los problemas de los venezolanos y las soluciones a los
problemas de los venezolanos". 
 
    La estrategia del oficialismo es asociar a Capriles con
sectores de derecha que asegura buscan eliminar los
multimillonarios programas sociales que montó Chávez para
beneficiar directamente a la población de menores recursos con
la enorme renta petrolera del país, y que fueron un pilar de su
enorme popularidad.  
    Pero Capriles, que en diciembre logró una de los pocos
triunfos de la oposición en las elecciones regionales al retener
el estado de Miranda, promete seguir atacando la pobreza con un
modelo económico de centro e intenta desbaratar la estrategia de
Maduro de mostrarse como la continuación de Chávez. 

 (Reporte de Pablo Garibian; Editado por César Illiano)