Fitch coloca a constructoras mexicanas de viviendas en observación negativa

viernes 22 de febrero de 2013 13:36 CST
 

MONTERREY, 22 feb (Reuters) - La agencia calificadora de riesgo crediticio Fitch Ratings colocó el viernes a las mayores constructoras mexicanas de viviendas Homex, Geo y Urbi en "observación negativa", lo que extendió las pérdidas de las acciones del golpeado sector.

La agencia explicó que la medida responde a la presión que existe sobre la generación de efectivo de las constructoras, un aumento en los créditos para casas usadas en detrimento de los destinados a casas nuevas y la incertidumbre que rodea un posible apoyo del Gobierno a las empresas del sector.

A principios de mes, el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto anunció una política nacional de vivienda que da continuidad a los programas que en los últimos dos años han golpeado al sector con mayores costos y deuda.

El anuncio, que apunta a un nuevo modelo para promover el desarrollo ordenado y sustentable del sector, estableció un plazo de ajuste de 24 meses para las constructoras, lo que decepcionó a observadores de la industria y desplomó el precio de las acciones en los días siguientes.

El índice habita -que agrupa a las constructoras de vivienda que cotizan en bolsa- ha caído alrededor de un 15 por ciento desde el anuncio del Gobierno. El viernes perdía un 4.89 por ciento a las 12.34 hora local (1834 GMT).

Los papeles de Geo registraban la mayor caída en la bolsa local con una pérdida de 9.8 por ciento a 10.4 pesos, seguida por Urbi, con una baja del 8.6 por ciento a 4.55 pesos, mientras Homex descendía un 2.13 por ciento a 25.25 pesos.

Fitch también puso a la constructora privada Javer, que no cotiza en bolsa, en observación negativa.

En los últimos dos años, las constructoras mexicanas de vivienda han visto sus resultados presionados por mayores inversiones para atender requerimientos gubernamentales de apoyo a la vivienda vertical (edificios habitacionales) y los desarrollos sustentables, erosionando su efectivo y elevando su deuda.

Además, los consumidores mexicanos han cambiado de hábitos y algunos están optando por comprar casas usadas, que les permitan ahorros en el tiempo de traslado a sus centros de trabajo.   Continuación...