14 de febrero de 2013 / 11:18 / hace 5 años

RPT-ENTREVISTA-Profundidad de reforma energética México, clave para inversión: Shell

(Repetición de nota transmitada la noche anterior. No altera texto)

Por Adriana Barrera y David Alire Garcia

MEXICO DF, 13 feb (Reuters) - El Gobierno mexicano quiere atraer a grandes jugadores internacionales a su rico sector petrolero, pero sólo podrá hacerlo si corona una reforma energética que permita la entrada al capital privado a todas las áreas del sector y garantice reglas del juego claras, dijo el presidente de Shell en el país.

El presidente Enrique Peña Nieto, quien tomó posesión en diciembre, aspira contar este año con varias reformas estructurales que considera imprescindibles para impulsar a la segunda economía de América Latina.

El ha vendido la reforma energética como una necesaria para captar inversión privada y darle nuevos bríos al sector y a la estatal petrolera Pemex, que busca elevar su estancada producción petrolera de unos 2.5 millones de barriles por día.

"Creo que como país, México para realmente aprovechar el potencial que tiene, en principio, entre más abierto sea el régimen que propongan, entre más amplia y profunda sea la reforma, sin duda atraerá mas inversión", dijo Alberto de la Fuente, presidente de la filial de la anglo-holandesa Royal Dutch Shell en México.

"Tiene que ser finalmente un régimen competitivo", dijo. "Si las condiciones en México no son competitivas o atractivas a comparación con otros países, se vuelve difícil traer inversión", agregó.

La iniciativa de reforma energética, aún en pasos iniciales, podría ir desde una basada en una reforma Constitucional, que para analistas e inversores daría más certeza jurídica, hasta otras figuras como inversión conjunta entre Pemex y otras petroleras. Inclusive se ha planteado la posibilidad de llevar una lote de acciones de la petrolera estatal a la bolsa.

"Entre más profunda sea la reforma evidentemente mayor inversión y, en ese sentido, efectivamente una reforma constitucional seguramente traería más inversión", dijo de la Fuente.

Sin embargo, opinó que una eventual modificación a la carta magna tendría que ir acompañada de leyes secundarias claras que apoyaran la apertura y dieran mayor certidumbre.

"No es una condición suficiente que haya una reforma constitucional para que entonces al día siguiente llegue toda la inversión a México", afirmó.

PROPIEDAD DE LAS RESERVAS PETROLERAS

Peña Nieto siempre ha dicho que la reforma no busca privatizar Pemex y que el Estado seguirá siendo el dueño de los recursos estratégicos, pero sus detractores dicen que el mandatario cederá las ganancias petroleras a corporaciones privadas mexicanas y extranjeras.

La propiedad de los hidrocarburos en México es un tema delicado. La industria petrolera fue nacionalizada en 1938 y desde entonces es emblema de soberanía nacional. Además, Pemex es la única que puede explotar la riqueza energética del país.

"Obviamente lo que más te gustaría es que las reservas fueran tuyas finalmente, pero al final de cuentas creo que hay que ver todo en su conjunto", dijo de la Fuente sobre el hecho de que los hidrocarburos permanezcan en propiedad del Estado.

Pemex, motor de la economía mexicana, enfrenta nuevos retos como la incursión en aguas profundas y la posibilidad de contar con grandes reservas de recursos no convencionales como "shale gas" (gas de esquisto) y "shale oil" (petróleo en rocas lutitas) que cambiarían el escenario energético del país, pero que requieren millonarias inversiones.

En el 2008, algunos legisladores del ahora oficialista PRI se unieron al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) para bloquear partes de una reforma del presidente Felipe Calderón que buscaba atraer participación privada a Pemex.

La reforma fue aprobada finalmente y el resultados más tangible fueron los llamados "contratos incentivados", que crearon un esquema en el que empresas privadas pueden lograr asociaciones para exploración y producción de crudo.

Ese ha sido el mayor paso para permitir la participación de capital privado en el sector energético.

Sin embargo, analistas consideran limitados estos esquemas para atraer capital privado en proyectos tan costosos y riesgosos como los de aguas profundas y creen que sólo una reforma constitucional podría dar mayores inventivos.

El directivo de Shell opinó que la reforma energética debe ocurrir máximo en año y medio para poder rendir frutos.

"México habla de aspiraciones de producir 3 millones de barriles por día, 3.5 millones de barriles por día al 2026, pues ya vamos muy justos", subrayó.

Pemex y Shell son copropietarios desde hace años de una refinería en Deer Park, Texas, en la que se procesan hidrocarburos de ambas empresas. (Reporte de Adriana Barrera, editado por Ana Isabel Martínez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below