ENFOQUE-Ojo por ojo: justicia en el México profundo

sábado 2 de febrero de 2013 09:59 CST
 

Por Simon Gardner

EL MEZON, México, 2 feb (Reuters) - Empuñando machetes y viejas escopetas, un grupo de hombres enmascarados escolta a una decena de prisioneros hasta una cancha de baloncesto para enfrentar un "juicio" público por presuntos lazos con bandas criminales.

Esto es justicia como en el Lejano Oeste, pero al estilo mexicano.

Hartos de las incesantes extorsiones, secuestros y robos impulsados por la ola de violencia del narcotráfico en México, granjeros, tenderos y otros habitantes de la región montañosa del sureño estado de Guerrero están tomando la ley en sus manos como "policía comunitaria".

Tanto las policías estatal y federal, al igual que el Ejército, los dejan operar, instalando puntos de inspección a las entradas de los pueblos, pero no se aventuran más allá.

Con las caras cubiertas por playeras con hoyos para los ojos y nariz, decenas de hombres armados custodiaban el jueves la pequeña plaza central del pueblo El Mezón, en donde más de 50 prisioneros fueron exhibidos en público, acusados de crímenes como asesinato, violación y robo.

No se presentó ninguna evidencia real en su contra.

La justicia por mano propia resalta el serio dilema que enfrenta el nuevo presidente Enrique Peña Nieto, quien se comprometió a modificar la estrategia de combate frontal a los cárteles de la droga, cuya violencia cobró la vida a unas 70,000 personas en seis años.

Peña contempla la creación de una gendarmería nacional, integrada por ex militares, que remplazaría a las fuerzas armadas que actualmente están desplegadas por el país, pero hasta entonces, las tropas seguirán en el campo para contener la violencia.   Continuación...