5 de noviembre de 2012 / 2:17 / hace 5 años

ACTUALIZA 3-Precipicio fiscal EEUU y crisis deuda Europa preocupan a G20

* Incertidumbre sobre presupuesto EEUU ensombrece reunión en México

* Ministros discutirán deuda global y regulación financiera

* Conversaciones ocurren antes elecciones EEUU, Congreso Partido Comunista en China (Actualiza con citas)

Por Krista Hughes y Julien Toyer

MEXICO DF, 4 nov (Reuters) - Las mayores economías del mundo presionaron el domingo a Estados Unidos para actuar con decisión y evitar una ola de recortes al gasto y alzas impositivas, advirtiendo que el llamado precipicio fiscal es la mayor amenaza al crecimiento global en el corto plazo.

A menos de que el fragmentado Congreso estadounidense logre rápidamente un acuerdo, unos 600.000 millones de dólares en recortes de gastos gubernamentales y mayores impuestos entrarán en vigor el 1 de enero, amenazando con hundir otra vez a la mayor economía del mundo en una recesión.

“Si Estados Unidos no logra resolver el precipicio fiscal, golpeará fuerte a la economía estadounidense y también al mundo y a la economía japonesa, así que cada país del G20 urgirá a Estados Unidos a lidiar firmemente con él”, dijo el gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, antes de la reunión de ministros y banqueros centrales del Grupo de los 20.

Pero con las elecciones presidenciales avecinándose el martes en Estados Unidos, las soluciones al llamado precipicio fiscal fueron postergadas y hay incertidumbre sobre si el Congreso puede alcanzar un acuerdo, poniendo a muchos países en alerta por los riesgos para un ya débil crecimiento económico.

Los delegados europeos estaban particularmente interesados en los detalles del plan de Washington, según los presentes en las charlas preparatorias.

Y el ministro de Finanzas de Canadá, Jim Flaherty, dijo que el precipicio fiscal de Estados Unidos pesa más que la crisis de deuda en Europa en términos de los riesgos de corto plazo para la economía global.

“Puede que no atiendan el tema hasta la hora 11 y el minuto 55, pero espero que lo hagan tal como lo hicieron con los bancos en el 2008”, dijo a periodistas mientras se encaminaba a la reunión en un hotel de la Ciudad de México.

El ministro de Finanzas de Corea del Sur, Bahk Jae-wan, pronosticó que la economía global podría sufrir efectos adversos durante el primer trimestre del 2013 ante la incertidumbre sobre el precipicio fiscal.

Sin embargo, él también contaba con que el Congreso estadounidense pudiera hallar una solución. “Creo que comparado con la crisis de la zona euro, el precipicio fiscal es mucho más fácil de resolver”, comentó a Reuters en una entrevista.

La crisis europea, que estalló hace más de dos años, se ha moderado luego de que el Banco Central Europeo dijera en septiembre que estaba listo para comprar más deuda soberana, pero los inversores están nerviosos por España, que no se sabe aún si solicitará un rescate internacional, y por cómo se pueden resolver los graves problemas financieros de Grecia.

Un borrador del comunicado preparado para los funcionarios del G20 dijo que había riesgos elevados para la economía global, incluyendo la prolongada crisis de deuda de Europa y problemas potenciales en Japón.

“El crecimiento global sigue siendo modesto y los riesgos continúan elevados, incluyendo debido a las posibles demoras en la compleja implementación de recientes anuncios de política en Europa, un potencial ajuste fiscal fuerte en Estados Unidos y Japón, un crecimiento más débil en algunos mercados emergentes y choques de oferta adicionales en algunos mercados de materias primas”, dice el borrador, según una fuente del G20.

El comunicado final será publicado vez que terminen las reuniones el lunes.

Las palabras sobre Europa parecían ser una referencia a las diferencias dentro del mismo Viejo Continente sobre cómo construir una unión bancaria, incluyendo un mecanismo de un único supervisor bancario para los miembros de la zona euro a lo largo del 2013. Francia, España e Italia se han frustrado con las demandas alemanas para el nuevo esquema.

Pocos esperan acuerdos concretos en México ante la ausencia en la reunión de muchos pesos pesados como el secretario del Tesoro estadounidense Timothy Geithner -que se espera deje su puesto poco después de las elecciones del martes en Estados Unidos-, el jefe del Banco Central Europeo Mario Draghi y altos funcionarios chinos.

ALEMANIA PRESIONA DE NUEVO

En una jugada que podría revivir las tensiones con Estados Unidos, Alemania estaba presionando el domingo a otros países para que sellen nuevos compromisos sobre las metas de déficit y de reducción de deuda más allá del 2016.

La mayor economía de la zona euro, que ha enfrentado críticas por su insistencia en ajustar el cinturón como un camino para restaurar la confianza en la economía mundial, llegó a la reunión diciendo que Estados Unidos y Japón tenían tanta responsabilidad como Europa en asegurar la estabilidad de la economía global.

“Creo que el enfoque está ahora cada vez más balanceado, tanto por el lado de Estados Unidos como por el de la Unión Europea”, dijo un funcionario de la zona euro.

“La diferencia es que hay un reconocimiento y apoyo a los esfuerzos de la Unión Europea pero es menos claro cómo exactamente Estados Unidos debería encarar su problema”, agregó.

Los líderes mundiales están luchando por frenar una nueva desaceleración mientras la economía global todavía está cojeando tras la crisis financiera del 2008-2009.

El consenso del G20 de hace cuatro años, que ayudó a mantener a raya los riesgos de una nueva depresión, ha dado paso a profundas diferencias sobre temas como el gasto para impulsar el crecimiento y el ritmo adecuado de ajuste para atacar los altos niveles de deuda.

“No será una elección simple entre crecimiento o reconstrucción fiscal, un debate así tiene aspectos peligrosos”, dijo un funcionario de uno de los países del G20.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó el mes pasado su pronóstico para el crecimiento global a un 3,6 por ciento para el 2013, citando fuerzas “familiares” pesando sobre las economías avanzadas: la consolidación fiscal y un débil sistema financiero.

José Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, dijo el sábado que el G20 debe instar a Estados Unidos a evitar despeñarse en el precipicio fiscal, pero añadió que confiaba en que el Congreso lograría algún tipo de compromiso.

“Aún creo que no va a ser aplicado”, dijo Gurría en una entrevista.

Los participantes en la reunión del G20 están preocupados también por la propia versión de Japón del precipicio fiscal, una escasez de fondeo potencialmente devastadora justo cuando se arriesga a caer en una recesión.

Funcionarios de Estados Unidos y la Unión Europea serán probablemente presionados por sus socios del G20 para implementar los acuerdos de Basilea III sobre regulaciones financieras.

Los requisitos que obligarían a los bancos a apartar más capital, potencialmente afectando las utilidades, fueron una de las respuestas globales clave para la crisis financiera del 2008-2009.

Los países que no logren implementar las reglas podrían ser castigados, dijo un funcionario financiero mexicano. (Reporte de Alonso Soto, Alexandra Alper, Tetsushi Kajimoto, Lesley Wroughton, Jan Strupczewski, Gernot Heller, Louise Egan, Dave Graham y Michael O‘Boyle; Escrito por Simon Gardner y traducido por Pablo Garibian)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below