ACTUALIZA 5-Fuego arrecia refinería Venezuela, toca otro tanque

lunes 27 de agosto de 2012 15:55 CDT
 

* Fuego alcanzó un tercer tanque, autoridades piden calma
    * Paralización operaciones y tormenta Isaac impulsan precio
gasolina
    * Chávez asegura no hay riesgo de que un evento mayor

 (Actualiza con citas, cambia redacción)
    Por Marianna Párraga
    PARAGUANÁ, Venezuela, 27 ago (Reuters) - El incendio en la
mayor refinería de Venezuela ganó fuerza el lunes y las llamas
abrazaban a un tercer tanque de almacenamiento, aunque las
autoridades aseguran que la situación está bajo control tras la
explosión del fin de semana que dejó al menos 48 personas
muertas y destruyó centenares de casas.
    Periodistas de Reuters en el sitio dijeron que el nuevo
depósito en llamas está a varios metros del foco principal del
incendio en la planta, que procesa 645.000 barriles al día (bpd)
y es una de las cuatro más grandes del mundo.
    "Nosotros estimamos (que) los dos tanques el 203 y 202 
deberían extinguirse el día de mañana", dijo a periodistas el
ministro de Petróleo y Minas, Rafael Ramírez, en el estado
Falcón, al occidente del país socio de la OPEP. 
    "Este nuevo tanque nos obliga después que esos dos se
extingan, a seguir concentrando todo el esfuerzo para extinguir
el incendio", agregó el funcionario. Esta situación demoraría
aún más el reinicio de operaciones la planta.
    Ramírez, que también es presidente de la estatal Petróleos
de Venezuela (PDVSA), ha insistido en que se necesitarán de dos
días para reactivar la refinería una vez haya sofocado el
incendio.
    Poco antes, el presidente Hugo Chávez dijo a periodistas que
conocía el riesgo de que el fuego se propagara.
    "Esta mañana me informaron que había un tanque con algún
riesgo de que se incendiara. No sé cómo está eso, pero si eso
llegara a ocurrir no sería motivo para una alarma", aseguró a
periodistas, tras visitar un hospital con varios heridos del
incidente antes de volver a la zona de la planta.
    Una fuga de gas provocó en la madrugada del sábado una
ignición que afectó a nueve tanques del complejo refinador y
redujo a escombros un puesto de vigilancia militar y centenares
de casas, causando una de las peores tragedias de la industria
petrolera mundial.
    El accidente fue uno de los más mortíferos de la historia en
una refinería. En 1997, un incidente en Visakhapatnam, en India,
dejó 56 muertos y en el 2005, un accidente en una planta de la
británica BP en Texas dejó 15 muertos y 180 heridos.
    
    GASOLINA AL ALZA
    La parada de Amuay y el temor a que la tormenta tropical
Isaac afecte a las operaciones petroleras en el Golfo de México
están elevando el precio de la gasolina, ante una eventual
disminución de la oferta y la posibilidad de que el país se vea
forzado a importar más combustibles terminados.
    Los futuros de la gasolina subieron en torno a un 3
por ciento, a 3,16 dólares por galón, en Estados Unidos.
    Pero Ramírez insistió en que el país miembro de la OPEP
cuenta con inventarios suficientes para atender por 10 días la
demanda local y externa.
    "Todas nuestras operaciones están en perfecta normalidad
(...) Se ha estado despachando el crudo y productos en
almacenamiento", sostuvo Ramírez.
    Accidentes como este en los patios de almacenamiento tienden
a causar cuellos de botella para el mezclado de combustible
terminado, lo que implica que PDVSA podría tener que importar
más gasolina incluso si logra cumplir con el reinicio en el
tiempo estimado.
    Además, algunos expertos de la industria dudan de que PDVSA
pueda levantar las operaciones en tan sólo 48 horas desde que se
apague el fuego.
    "Quien dice que la refinería reiniciará en dos días
desconoce los procesos. Una refinería no es una cafetera",
advirtió Iván Freites, presidente del sindicato de trabajadores
del Centro de Refinación Paraguaná (CRP) que incluye a Amuay y
la refinería vecina de Cardón.
    
 
    
    EXPLOSION DEVASTADORA
    Los residentes de las zonas impactadas por la explosión se
quejaron de que ladrones estaban aprovechándose de la confusión
imperante y la evacuación de las casas derrumbadas para hurtar
de viviendas y comercios. 
    Reporteros de Reuters vieron a personas cargando cajas de
comida de una panadería en ruinas.
    "Anoche no pude dormir. El calor estaba peor porque la brisa
da hacia acá y de vez en cuando crece la llamarada", dijo Jaime
Valbuena, residente del barrio La Pastora, cerca a Amuay. "No
podemos irnos porque están robando las casas", se lamentó.
    Las autoridades aún no han dicho cómo compensarán a las
víctimas. PDVSA ha enviado vehículos para evacuar a los
residentes y les ha aprovisionado de agua y comida.
    El presidente Hugo Chávez, en plena campaña por una nueva
reelección, sobrevoló el domingo a la zona del desastre y
calificó de "irresponsables" a los medios y políticos opositores
que aseguraron que la explosión fue por falta de mantenimiento y
que se estaban produciendo robos en la zona. 
    Medios locales han publicado declaraciones de vecinos de la
zona y trabajadores de la refinería en las que aseguraban que
había olor a gas en el área incluso días antes de la explosión.
    "Hay sectores que increíblemente andan medrando en la
tragedia (...). Esa matriz que están tratando de crear de que
aquí hubo una especie de indolencia frente a una fuga de gas que
tenía días es una infamia que ha estado siendo divulgada por
dirigentes de la oposición", se quejó Ramírez.
    El candidato único de la oposición, Henrique Capriles, pidió
investigar el accidente de una forma seria, alejada de la
política e instó al Estado a asumir su responsabilidad.
    "No se trata de un show, ni de decir que la función debe
continuar (...) Es un caradurismo gigantesco decir que la
función debe continuar", sentenció el joven político.
    El accidente puso otra vez sobre el tapete las recurrentes
fallas que han sacudido en los últimos años al circuito
refinador venezolano y que han afectado su producción y
capacidad para cumplir sus metas de expansión.
    Freites, del sindicato del Centro de Refinación Paraguaná,
dijo que los trabajadores de la planta reportaron la fuga de gas
"tres días antes" de la explosión.

 (Escrito por Diego Oré y Eyanir Chinea; Reporte adicional Sailú
Urribarrí en Paraguaná y Jessica Jaganathan y Seng Li Peng en
Singapur; Editado en Español por César Illiano)