20 de junio de 2012 / 15:59 / en 5 años

Rebeldes sirios atacan cuarteles, Ejército bombardea ciudades

* Rebeldes toman prisioneros en ofensiva nocturna

* Ejército bombardea ciudades en todo el país

* Cruz Roja lista para evacuar civiles de Homs

Por Oliver Holmes

BEIRUT, 20 jun (Reuters) - Los rebeldes sirios atacaron cuarteles del Ejército en la provincia noroeste de Latakia y mataron a al menos 20 soldados leales al presidente Bashar al-Assad, dijo el miércoles un grupo activista.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos indicó que los rebeldes también capturaron a algunos soldados, incluyendo un coronel, y secuestraron ametralladoras y granadas propulsadas por cohete.

Latakia, una provincia costera mediterránea que aloja al principal puerto sirio, se mantuvo relativamente pacífica hasta el mes pasado.

Pero en las últimas semanas se ha registrado un incremento de ataques rebeldes contra tanques y puestos de control del Ejército y activistas dicen que, en algunas áreas, el grupo rebelde Ejército de Siria Libre ha capturado parte del territorio.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), en tanto, indicó que se está preparando para evacuar a los civiles heridos y atrapados en la ciudad de Homs luego de que ambas partes del conflicto aceptaron su pedido de interrumpir temporalmente los combates.

Su portavoz, Hicham Hassan, declaró que equipos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja siria están listos para ingresar a la ciudad, donde cientos de personas fueron asesinadas desde febrero, lo antes posible.

Mientras los eventos se desarrollaban en Siria, los líderes mundiales expresaban sus diferencias sobre el conflicto en la cumbre del G20 en Los Cabos, México.

El presidente estadounidense Barack Obama sostuvo que Assad, cuya familia ha gobernado Siria durante cuatro décadas, ha perdido toda su legitimidad y que es imposible concebir una solución a la violencia que implique su permanencia en el poder.

Pero el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo a los periodistas al final de la cumbre: "Creemos que nadie tiene el derecho de decidir por otras naciones quién debe llegar al poder y quién tiene que ser derrocado".

Alarmado pero aparentemente impotente para resolver la crisis, el mundo exterior está profundamente dividido en su respuesta a un conflicto cada vez más sectario que amenaza a toda la región.

Las naciones occidentales, sus aliados musulmanes suníes en el Golfo y Turquía buscan la caída de Assad, pero se resisten a una intervención, mientras que Rusia, China y la nación chií Irán han protegido a Assad de una dura reacción internacional.

Quince meses después del estallido de la revuelta, la situación se ha vuelto tan peligrosa que una misión de observadores de la ONU, que originalmente fue enviada a Siria para vigilar un cese del fuego, tuvo que detener sus tareas.

En asaltos contra bastiones de la oposición en todo el país, soldados y milicias leales a Assad mataron a 19 personas el miércoles, informó Rami Abdelrahman, jefe del observatorio. (Reporte adicional de Catherine Hornby en Roma)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below