Huéspedes hotel erótico, inmunes a ajetreo de cumbre G-20

martes 19 de junio de 2012 23:25 CDT
 

Por Jean Arce

LOS CABOS, México 19 jun (Reuters) - A solo unos cientos de metros de donde los líderes globales trabajaron contrarreloj esta semana para aliviar la crisis de deuda de Europa y reanimar la economía mundial, los clientes de un hotel se mantenían ajenos al ajetreo dejándolo todo al aire.

El hotel solo para adultos Desire Resort & Spa combinó como siempre negocios con placer, a pesar de que los jefes de las mayores economías del mundo se "apropiaron" del balneario mexicano de Los Cabos, había militares patrullando las calles y playas, y naves de la Marina vigilaban la costa.

Desire se promociona como un hotel "deliciosamente erótico" en donde la vestimenta es opcional, y los huéspedes son alentados a cumplir sus fantasías con sus parejas u otras parejas de mente abierta.

En lugar de preocuparse por la presencia de tropas, una mayor tensión en el ambiente, o que hubiera más tráfico en las calles, consecuencias naturales de compartir vacaciones con los líderes mundiales, los clientes del Desire estaban encantados con la seguridad adicional.

"Se sienten más seguros porque pueden salir a la calle y se sienten más vigilados", dijo Jhaxiri, una recepcionista del hotel de 19 años.

El hotel se encuentra a unos 10 minutos del centro de convenciones donde los 20 líderes más poderosos del mundo deliberaron sobre el destino de la zona euro y la economía global.

Mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, su par de Rusia, Vladimir Putin, y otros líderes mundiales estaban enfrascados en tensas discusiones sobre temas que iban desde la violencia en Siria hasta políticas comerciales, los huéspedes del Desire optaron por relajarse.

"La primera noche están como poniéndose cómodos, la segunda ya empiezan a conocer parejas, ya para la tercera o cuarta se quitan la ropa en la alberca (...) ya están más que ambientados", explicó Jhaxiri.

A pesar de que un puñado de desprevenidos periodistas hizo reservaciones en ese hotel para la cobertura de la cumbre del G20, el sitio quedó fuera de los limites para los delegados y el personal de seguridad, ya que el Desire solo admite parejas. (Editado por Hernán García)