15 de junio de 2012 / 21:33 / hace 5 años

Alegría e ira por cambio en regla de inmigración en EEUU

Por Tim Gaynor

PHOENIX, 15 jun (Reuters) - Jóvenes indocumentados mexicanos que ingresaron a Estados Unidos cuando eran niños reaccionaron con alegría a un nuevo reglamento anunciado por el Gobierno del presidente Barack Obama el viernes, que podría evitar que sean deportados del país.

No obstante, los detractores de la medida la calificaron de ridícula y la consideraron una amnistía.

“(La medida) no ha sido asumida del todo, pero siento cierta alegría y felicidad debido a que esto realmente va a cambiar mi vida”, dijo Justino Mora, de 22 años, un estudiante indocumentado de ciencias informáticas de la University of California en Los Angeles (UCLA).

Mora forma parte de un estimado de 800.000 inmigrantes ilegales de hasta 30 años que ingresaron a Estados Unidos cuando eran niños y que se beneficiarán por la inesperada orden anunciada por la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano.

“Tendré la oportunidad de (...) crear mi propio negocio, para poder ayudar (...) financieramente a mi familia y crear los empleos que Estados Unidos necesita”, dijo Mora a Reuters.

El cambio en la normativa aplica a jóvenes indocumentados como Mora, que no implican un riesgo para la seguridad nacional y que ahora podrían obtener permiso para permanecer en el país y postularse para recibir visa de trabajo.

Mora ingresó a Estados Unidos a la edad de 11 años con su madre proveniente de México.

Para quedar protegido por la nueva medida de Obama, una persona debe haber llegado a Estados Unidos con menos de 16 años y residido en el país por cinco años seguidos. Además, debe estar estudiando, haberse graduado de la escuela secundaria o haber recibido la baja honorable del Ejército, y no tener condenas ni registro de delitos.

Para Yolanda Medina, de 18 años y graduada con honores de la secundaria en Phoenix, Arizona, la medida le abrirá las puertas para estudiar en la Grand Canyon University de la ciudad y escapar de una vida de trabajo sacrificado de baja categoría al que acceden los inmigrantes ilegales.

En Mission, Texas, la estudiante indocumentada de ciencias informáticas Yajaira Marmolejo, de 22 años, dijo que la medida le permitirá encontrar un empleo para ayudar a los padres de los migrantes mexicanos que manejan negocios y venden ropa en un mercado local.

Existen alrededor de 11 millones de inmigrantes ilegales que viven, trabajan y estudian en las sombras en Estados Unidos y entre 1 y 2 millones de inmigrantes ilegales que viven en el país tras haber ingresado cuando eran niños.

El tema de los inmigrantes divide a los estadounidenses en medio de un año electoral marcado por una difícil economía, mientras que el cambio en la normativa indigna a algunos ciudadanos. (Reporte adicional de Jared Taylor en McAllen, Jim Forsyth en San Antonio y Corrie MacLaggan en Austin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below