ENFOQUE-Gracias a Obama, ilegales mexicanos planean reencuentros

martes 19 de junio de 2012 09:05 CDT
 

Por Simon Gardner y Ioan Grillo

IXMIQUILPAN, México, 19 jun (Reuters) - Paulina Gutiérrez, una costurera indígena otomí, durante años rezó por un milagro que le permitiera reunirse con sus dos hijos, quienes de niños fueron llevados sin documentos a Estados Unidos y han vivido permanentemente con el temor a ser deportados a México.

Ahora, gracias a un importante cambio en la política de inmigración de Estados Unidos anunciado por el presidente Barack Obama, apenas logra contener la emoción ante la posibilidad de abrazar nuevamente a sus hijos y a dos nietos que no conoce.

Sin los documentos para poder regresar a Estados Unidos, sus hijos no han podido viajar a México para visitarla.

Ella, a sus 58 años, dijo estar muy vieja como para hacer el pesado viaje a Estados Unidos con los traficantes de personas, conocidos como "coyotes", así que desde que regresó a México en el 2007 no ha visto a sus hijos.

Sentada en una silla de plástico en su humilde tienda de suministros en las afueras de la ciudad de Ixmiquilpan, a unos 150 kilómetros al norte de la Ciudad de México, sus ojos se llenan de lágrimas al recordar cuando tomó la decisión de dejar a su marido e hijos en Estados Unidos.

Tuvo que volver a México para cuidar a sus padres enfermos.

Así que la decisión de Obama anunciada el viernes de permitir a los indocumentados jóvenes permanecer legalmente en el país para trabajar, siempre que cumplan con una serie de condiciones, fue una bendición para ella.

También es una victoria para el presidente Felipe Calderón, quien no se ha dado por vencido en la cruzada por ganar mejores condiciones para la población de inmigrantes mexicanos en Estados unidos, que tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, quedaron relegados en la agenda estadounidense.   Continuación...