Gobiernos izquierdistas A.Latina dicen tirarán TIAR a la basura

martes 5 de junio de 2012 15:55 CDT
 

COCHABAMBA, Bolivia, 5 jun (Reuters) - Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, países latinoamericanos gobernados por la izquierda, dijeron el martes que denunciarán el acuerdo de defensa Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), iniciando su retiro de lo que consideran una "hojarasca inútil" de la OEA.

El anuncio fue hecho por los cancilleres de los cuatro países en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que concluye el martes en la ciudad central boliviana de Cochabamba.

El TIAR, suscrito en 1947, es un acuerdo regional de defensa mutua firmado tras la Segunda Guerra Mundial por los miembros de la OEA y la última vez que se invocó fue en el 2001 en ocasión de los ataques del 11 de septiembre a Estados Unidos.

"Nuestros países han tomado la decisión de enterrar lo que merece ser enterrado, de tirar al tacho de la basura lo que ya no sirve", dijo a periodistas el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño.

Los cuatro países, miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), explicaron que la denuncia del tratado es una muestra de la necesidad de encarar reformas urgentes en la OEA.

La denuncia de un tratado implica que el país que la ejecuta indica que no tendrá más obligaciones respecto a ese acuerdo.

"Necesitamos limpiar la hojarasca de esta organización que tiene la obligación de refundarse", dijo Patiño.

Los países del ALBA miembros de la OEA impulsan reformas en la organización, a la que acusan de ser un instrumento de presión de Estados Unidos hacia América Latina.

El TIAR fue concebido como un sistema de ayuda militar mutua entre estados de la OEA en caso de que un país americano sea atacado por una nación de otro continente, pero no fue aplicado cuando Argentina se enfrentó a Gran Bretaña en la guerra de las Malvinas de 1982.

México denunció el acuerdo en el 2002. (Reporte de Guido Nejamkis, Carlos A. Quiroga y Hugo Bachega. Editado por Silene Ramírez)