En Alabama, EEUU, estricta ley de inmigración siembra discordia

miércoles 30 de mayo de 2012 14:10 CDT
 

Por Daniel Trotta y Tom Bassing

BIRMINGHAM, EEUU, 30 mayo (Reuters) - En el estado estadounidense de Alabama, Darryl Copeland mira sus plantas de semillas y se pregunta qué pasará con la cosecha de tomate de este año.

Tenía miedo de que su fuerza de trabajo inmigrante estacional no regresara este verano para la temporada de recolección, por temor a caer presa de la estricta ley de inmigración vigente en el estado. Los trabajadores que él espera están recolectando la cosecha en Florida.

"Tuve que reducir mi plantación sin saber si la mano de obra iba a estar disponible", dijo Copeland, de 47 años, que plantó sólo dos tercios de sus 12 hectáreas en Straight Mountain, en el condado nororiental de Blount.

"No sé qué vamos a hacer si echan a todos los ilegales de aquí. Va a ser difícil mantener el negocio", explicó.

El también productor de tomates Tim Battles planteó apenas 5 de sus 10 hectáreas por la incertidumbre que genera la ley.

"Tengo 160.000, 170.000 dólares en mi cultivo", dijo. "Pensemos si (los funcionarios de aplicación de la ley de inmigración) vienen en julio y se llevan a todos. Pierdo todo. Lo que están haciendo en Montgomery (capital del estado) nos está sacando del negocio", agregó.

Basada en la controvertida ley de inmigración del 2010 de Arizona, el estatuto de Alabama y otros aprobados el año pasado en Georgia, Indiana, Carolina del Sur y Utah exigen que las autoridades estatales y locales verifiquen el estatus inmigratorio de aquellos que sospechen que están viviendo ilegalmente en el país.

Ahora, Alabama está comprobando si puede sobrevivir sin la presencia de inmigrantes indocumentados, estimados en 120.000 en el 2010, que llegaron al estado del sur recién en las últimas décadas pero han estado trabajando en los estados limítrofes durante varias generaciones.   Continuación...