Sawiris podría vender participación en T. Austria a Slim: medios

jueves 24 de mayo de 2012 13:18 CDT
 

VIENA, 24 mayo (Reuters) - El magnate egipcio Naguib Sawiris amenazó con vender su participación en Telekom Austria, quizás a su par mexicano Carlos Slim, si Austria no les da a él y a su socio Ronny Pecik vía libre para reorganizar la compañía.

Sawiris y Pecik son dueños de un 21 por ciento de Telekom Austria, en la que el Estado austriaco es el mayor accionista con una participación del 28,4 por ciento.

Pecik ingresó el miércoles al directorio de la compañía, mientras que Sawiris dejó por ahora en suspenso su intento de ocupar un lugar en él.

Preguntado por Bloomberg Television por qué está interesado en una compañía que tiene exceso de personal y necesita recortar costos, Sawiris dijo que "eso es exactamente por lo que ingresé en ella, porque entonces hay un montón de ahorros, hay mucho por avanzar (si la compañía es manejada como en el sector privado)".

"Si eso ocurre nos quedaremos y vamos a incrementar nuestra participación. Si no ocurre...", agregó en la entrevista emitida el jueves, haciendo un ademán desdeñoso.

Cuando se le preguntó si vendería su participación a Carlos Slim, que se está expandiendo en Europa a través de América Móvil, Sawiris respondió: "depende del Gobierno. Si el Gobierno no nos va a permitir manejar la compañía de la manera que queremos entonces se convertirá en algo no atractivo para nosotros".

"Yo soy un industrial. No hice este negocio para entrar y comprar y vender acciones", agregó el magnate egipcio.

Sawiris señaló que Slim no ha hablado con él sobre hacer negocios, pero que si ha escuchado que Slim tuvo contactos con el Gobierno austriaco.

"El mejor escenario podría ser que él compre (al Estado) y luego él y yo administremos la compañía. Eso sería grandioso", dijo Sawiris riéndose.

Markus Beyrer, jefe de la OeIAG (firma que maneja las participaciones estatales austriacas en diferentes compañías) y presidente de Telekom Austria, dijo a accionistas que las acciones en manos del Estado sólo podrían ser vendidas si el Gobierno cambia de opinión y autoriza esa transacción, algo que por ahora no se espera. (Reporte de Michael Shields; editado por Hernán García)