23 de mayo de 2012 / 1:03 / hace 5 años

Romney pone en marcha batalla por votos hispanos en EEUU

* Aspirante republicano se dirigirá a grupo latino en Washington

* Romney afronta enorme déficit de votos de bloque clave

Por Steve Holland y Sam Youngman

WASHINGTON, mayo 22 (Reuters) - El precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Mitt Romney está poniendo en marcha esfuerzos para atraer a los votantes hispanos, pero tiene mucho camino por recorrer para acortar la enorme ventaja del presidente Barack Obama en un bloque electoral clave.

En un discurso el miércoles ante un pequeño grupo empresarial latino en Washington, se espera que Romney destaque su opinión de que una economía sana de Estados Unidos es el tema fundamental para los hispanos de cara a las presidenciales del 6 de noviembre, y que él tiene la capacidad para mejorar su situación.

Pero no está claro si ese argumento será suficiente para despegar a muchos hispanos de su preferencia por Obama.

El resultado de las elecciones podría estar en juego, puesto que los hispanos representan a los principales bloques electores de varios estados que son campos de batalla cruciales. También componen la minoría más grande de Estados Unidos a nivel general.

Romney y sus asesores de campaña son concientes de que el ex gobernador de Massachusetts tiene un problema cuando se trata de dirigirse a los votantes hispanos, luego de una dura batalla en las primarias republicanas que le obligaron a dar un marcado giro a la derecha en el debate sobre la inmigración ilegal.

“Mi única pregunta es qué tan bien y qué tan rápido estamos llevando adelante el esfuerzo en torno a la comunidad hispana”, dijo un asesor de Romney bajo condición de anonimato. “La campaña tiene que seguir al aire (con anuncios en los medios) y enviarlos a algunos eventos hispanos. Hay muchas cosas que deben ponerse en marcha”, manifestó.

Para Romney, los problemas son muchos cuando se trata de atraer a los hispanos. Su campaña apenas está empezando a moverse.

Recién ahora cuenta con su primer anuncio televisivo en español para las elecciones generales, el cual se produce mientras su rival demócrata lleva apareciendo en este idioma en radio y televisión en Colorado, Nevada y Florida desde el 17 de abril.

El equipo de Obama ya ha gastado un estimado de 1 millón de dólares en anuncios en español.

En particular, Romney aún tiene que suavizar su postura respecto de su apoyo durante las primarias a la “auto-deportación” de inmigrantes ilegales, la cual enajenó a los hispanos. La mayoría de inmigrantes en Estados Unidos son hispanos.

Durante las primarias republicanas en las que él y sus rivales hablaron con dureza sobre la inmigración ilegal, Romney criticó ferozmente una política implementada por un contendor conservador, el gobernador de Texas Rick Perry, la cual permitió que hijos de inmigrantes ilegales recibieran ayuda financiera para asistir a las universidades en ese estado.

Aunque Romney ganó puntos entre los conservadores con aquellas críticas, contribuyó a generar la imagen de un Partido Republicano distanciado de las preocupaciones de los votantes hispanos.

Desde que Romney entró en el camino directo a conseguir la nominación presidencial de su partido, ha realizado pocos dirigidos directamente a los votantes hispanos y todavía no los ha convertido en un bloque crucial de su campaña, pese a que sus asesores dicen que ahora está cambiando.

PLAN DE RUBIO

Romney todavía tiene que apoyar la propuesta de un partidario republicano, el senador de Florida Marco Rubio, una alternativa a la iniciativa Dream Act impulsada por los demócratas para otorgar un camino a la ciudadanía a los jóvenes que de niños fueron llevados al país como inmigrantes ilegales.

El plan de Rubio contempla otorgar visas a los niños, pero no un camino directo a la ciudadanía. La ley Dream Act de los demócratas ha quedado estancada en el Congreso estadounidense debido a la oposición republicana.

Rubio, un cubano-americano, ha sido mencionado como un posible compañero de fórmula en la vicepresidencia para Romney, y ambos han hecho campaña juntos.

Romney está intentando involucrar a los votantes hispanos, centrándose en la debilidad de la economía estadounidense con la creencia de que ellos - al igual que el resto de los electores - se beneficiarían con un mayor crecimiento del empleo en el país.

Su discurso del miércoles ante la cumbre económica anual de la Coalición Latina coincide con su postura de que una mejor educación para todos impulsaría la creación de puestos de trabajo y la economía en general.

Pero el ex gobernador tiene mucho por escalar para revertir lo que sucedió en las elecciones del 2008, cuando Obama ganó el 67 por ciento de los votos hispanos y su rival republicano John McCain consiguió el 31 de por ciento.

Una encuesta de Pew Research arrojó que Romney hasta ahora tiene aún menos apoyo que McCain hizo entre los hispanos: apenas un 27 por ciento.

“Todos sabemos cuál es la respuesta y cuál es el problema”, declaró McCain a Fox News Latino. “Es el tema de la inmigración. Y tenemos que abordarlo humanamente”, sostuvo. (Editado en español por Marion Giraldo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below