10 de mayo de 2012 / 19:04 / en 5 años

ANALISIS-Bancos centrales emergentes modifican su mandato

Por Sujata Rao

LONDRES, 10 mayo (Reuters) - Establecer si los bancos centrales podrán cumplir los mandatos que han hecho públicos se ha convertido en una lotería para los inversionistas, especialmente en las economías emergentes, a medida que la crisis global de crédito ingresa a su quinto año.

Al revertirse efectivamente un movimiento de dos décadas entre los bancos centrales de mercados emergentes hacia una mayor transparencia y metas inflacionarias, el cambio está generando volatilidad en los mercados emergentes de bonos y monedas y eso podría al final revertir los muy necesitados flujos de inversión.

El alza de un cuarto de punto porcentual en la tasa de interés de Polonia el miércoles aleja al país de sus pares de mercados emergentes, que parecen haber retrocedido de sus mandatos de luchar contra la inflación.

Pese a una inflación que se mantiene por encima de las metas, bancos centrales de Brasil hasta Indonesia han recurrido en meses recientes a fuertes recortes de las tasas o se resisten a políticas de endurecimiento monetario.

La decisión de Polonia resaltará la división entre aquellos bancos que están dispuestos a actuar ante la inflación y otros que parecen haber sucumbido ante las presiones del Gobierno para impulsar el crecimiento, dice Benoit Anne, jefe de estrategia de mercados emergentes en Societe Generale.

"El concepto de la independencia del banco central en los mercados emergentes está por el suelo, ya no hay garantías de que los bancos centrales serán tan proactivos como solían serlo ante un avance de la inflación", dijo Anne.

"Pero si uno tiene un banco como el de Polonia, que puede distanciarse del escenario global y decir que se necesita subir las tasas para enfrentar la inflación, entonces eso envía un mensaje al mercado", agregó.

INFLACIÓN ENEMIGA

En la estremecida economía global de hoy, es fácil ver los motivos por los cuales los gobiernos emergentes quieren tasas de interés y tipos de cambio más bajos, especialmente cuando muchos bancos centrales de países desarrollados han violado el libro de reglas con sus operaciones de impresión de dinero.

La diferencia es la inflación, que se mantiene como un enemigo mucho mayor para los países de economías en desarrollo que para sus pares más ricos.

Es por eso que los retrocesos de los bancos centrales de mercados emergentes en controlar los precios está causando inquietud entre los inversionistas que perciben un alza constante de las expectativas inflacionarias. La erosión de esa fe en el compromiso de los funcionarios de política monetaria puede a su vez desatar un alza en el costo de los préstamos.

El flujo de financiamiento está reflejando la inquietud de los inversionistas. Las asignaciones han disminuido cada mes desde el pasado noviembre, de acuerdo a un sondeo de JP Morgan. Como resultado de ello, un 80 por ciento de los flujos al mercado emergente de activos fijos este año se ha dirigido a deuda denominada en dólares, que es menos vulnerable a los errores de las políticas de los bancos centrales.

"Indonesia, México, Turquía, Brasil, algunos de los verdaderos peso pesados (...) todos estos países se dirigen hacia tasas estructurales de interés más bajas históricamente", dijo Christopher Palmer, jefe de mercados emergentes globales en Henderson.

"Eso posiblemente tuvo algunas implicaciones para la volatilidad porque a un rendimiento porcentual menor, los inversionistas podrían abandonar con mayor rapidez esta clase de activos", dijo en una conferencia europea.

Indonesia dejó las tasas estables el jueves. Pese a una inflación en máximos en siete meses y crecientes expectativas inflacionarias, no se espera que suba las tasas en el 2012 desde sus actuales niveles bajos.

En el otro extremo del escenario están Corea del Sur y Rusia, que se han resistido con firmeza a bajar las tasas de interés.

"Hay bancos centrales que todavía tienen credibilidad y otros que los mercados les dicen que tienen menos credibilidad de la que solían tener", dice Kieran Curtin, un administrador de fondos en Aviva.

"Yo pondría a México y Sudáfrica en el segundo grupo, y también a Indonesia, que considero está ejerciendo una política extremadamente floja. En Brasil, diría que la futura credibilidad de la política está en juego", dijo.

NO HAY BUNDESBANK BRASILEÑO

Incluso bancos centrales anteriormente agresivos parecen estar ahora retrocediendo. Tras una prolongada campaña de alzas de tasas en el 2010-2011, India estremeció a los mercados en abril con un recorte de medio punto porcentual. Claramente cedió ante un crecimiento más lento que desplomó a la rupia a un mínimo récord.

Pero en ningún otro país como en Brasil se nota la pérdida de independencia de la política monetaria, dicen los inversionistas.

"El Banco Central de Brasil era visto como el 'Bundesbank' de los mercados emergentes", dijo el estratega de UBS Manik Narain, refiriéndose al banco central alemán que se ha convertido en paladín de la disciplina monetaria. "Pero desde que llegó al poder (la presidenta Dilma) Rousseff, claramente el banco se ha convertido en rehén de las visiones de los funcionarios de política monetaria".

Una agresiva campaña de recorte de tasas que comenzó en agosto ha bajado la tasa de referencia Selic en 350 puntos básicos y seguramente seguirá bajando ya que Rousseff ha hecho del recorte del tipo de interés una prioridad de su gobierno para revivir el crecimiento.

Mientras que el real ha caído a mínimos en tres años contra el dólar, analistas del Barclays pronostican que la curva de rendimiento de los bonos se empinará, destacando el alza en las primas de riesgo en la parte larga de la curva. También señalan que la inflación subyacente se sitúa en casi un 7 por ciento.

"La inflación no responde de inmediato a las tasas de interés, pero si las expectativas inflacionarias no se anclan, Brasil podría encontrarse en la posición en que hoy se encuentra India", dijo Narain de UBS.

No obstante, muchos argumentan que, en un mundo donde la ortodoxia de los bancos centrales ha sido ampliamente abandonada, no debería criticarse un mayor enfoque sobre el crecimiento por parte de los bancos centrales.

"Solía ser un pecado capital para los bancos centrales financiar a sus propios gobiernos, pero eso sucede ahora bajo el nombre de alivio cuantitativo o LTROS", dijo Philip Poole, jefe de estrategia macro y global con HSBC Global Asset Management, refiriéndose a los prestamos de largo plazo y baratos del Banco Central Europeo para los bancos de la zona euro.

"De manera que hay que reflexionar y pensar: ¿han perdido credibilidad? No lo creo, aunque su rol ha cambiado (...) los bancos centrales necesitan tener un mandato dual: inflación y crecimiento".

(Reporte adicional de Clare Kane)

REUTERS LEA MF

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below