ENFOQUE-JUEGOS-Relevo de la antorcha comienza en Olímpicos nazis

viernes 11 de mayo de 2012 11:16 CDT
 

Por John Mehaffey

LONDRES, 11 mayo (Reuters) - La niebla se disipa para revelar imágenes en blanco mármol de la Grecia clásica, que culminan en la célebre estatua de Mirón de un atleta a punto de lanzar un disco. Este es el prólogo del notable documental de Leni Riefenstahl "Olympia".

La estatua gira y se funde en una imagen idéntica de un lanzador del disco contemporáneo, y finalmente la llama captura la pantalla y un corredor con el torso desnudo se embarca en el primer relevo de la antorcha de los Juegos Olímpicos modernos.

Al igual que en el resto de la obra maestra de Riefenstahl, la secuencia del relevo es a la vez inquietante y perturbadora.

La antorcha viaja desde Olimpia, Grecia, a través de Bulgaria, Yugoslavia, Hungría, Austria y Checoslovaquia hasta Berlín, en los Juegos de 1936 organizados por los nazis. Es un viaje que el Ejército alemán deseaba reconstruir.

Un mar de fascistas saluda al último portador de la antorcha, Fritz Schilgen, quien corre por el estadio de Berlín para encender el pebetero. Grecia lidera los 51 países que desfilan en la ceremonia inaugural bajo la mirada del canciller alemán, Adolf Hitler.

La llama, los cinco anillos, el juramento olímpico y el himno eran productos del nacionalismo fanático de Europa durante los años de entreguerras.

Una propuesta del organizador de los Juegos de Berlín, Carl Diem, sobre el relevo de la antorcha fue añadida y más de 3.000 corredores portaron la antorcha en más de 3.187 kilómetros.

Los orígenes clásicos de la llama olímpica están en el robo del fuego al dios olímpico Zeus por parte de Prometeo, quien tenía por objetivo dárselo a la humanidad.   Continuación...