4 de mayo de 2012 / 16:28 / hace 5 años

ENFOQUE-Partido gobernante con poco chance de repetir en México

* Oficialista está muy lejos del favorito pero aún confía en ganar

* Colaborador admite que ve difícil triunfo

* Campaña plagada de contratiempos le juega en contra

Por Miguel Angel Gutiérrez

COLIMA, México, 4 mayo (Reuters) - Josefina Vázquez Mota necesita un milagro para convertirse en la primera mujer en presidir México.

A menos de dos meses de las elecciones, la candidata oficialista parece incapaz de remontar en las encuestas, agobiada por el débil apoyo de su propio partido, las críticas a su carisma y la ausencia de una propuesta clara, todos elementos clave para llegar a coronarse en el Palacio Nacional.

Los sondeos de intención del voto para los comicios del 1 de julio muestran a Vázquez en un distante segundo lugar tras el favorito Enrique Peña Nieto, del opositor PRI, y en algunas encuestas incluso ha aparecido muy cerca o por debajo del izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Pero algunos de sus colaboradores cercanos aseguran tener estudios de opinión que reflejan diferencias más estrechas entre el puntero y esta sobria economista de 51 años, que en algunas de las últimas consultas era superada por casi 20 puntos.

“Pina” tiene el viento en contra.

El desgaste del derechista Partido Acción Nacional (PAN), que gobernó dos sexenios consecutivos tapizados por la cruda violencia del narcotráfico, el magro desempeño de la economía y sus propias limitaciones para seducir a los votantes recortan sus opciones, sostienen analistas.

“La veo difícil para Josefina, pero sí es posible ganar”, admitió un colaborador de su campaña que pidió el anonimato.

Miembros de su equipo apuestan a que gane en los debates públicos con los otros aspirantes, el primero de los cuales se hará el domingo. “De otra manera quedaremos fuera”, reconoció otro colaborador.

Las comparaciones con otras lideresas en Latinoamérica tampoco la favorecen, en particular contrastada con la fortaleza que muestra la argentina Cristina Fernández o con la alta popularidad de la brasileña Dilma Rousseff.

Observadores consideran que Vázquez ha acumulado un historial político de poco brillo tras haberse desempeñado como diputada y dos veces ministra, de Educación y Desarrollo Social.

“No le veo una imagen de liderazgo”, dijo Marco Herrera, presidente de Grupo Public Mexico, especialista en percepción pública. “Su campaña ha tenido muchos tumbos y no está teniendo éxito”, agregó.

MAL INICIO

Su postulación ha estado marcada por la desorganización. En una ocasión tuvo que cancelar un acto por una protesta sindical y en otra muchos asistentes a un mitin que estuvieron horas bajo el sol abandonaron un estadio antes de que ella culminara su discurso.

El traspié fue bien aprovechado por sus adversarios políticos.

Tras el accidentado comienzo de su campaña, Vázquez -menuda y aficionada a la ropa de marca- modificó su estilo amable y discurso mesurado por virulentos ataques contra Peña, lo que choca con el perfil bajo que tuvo en cargos públicos.

Los panistas -como se conoce a los que militan en el partido oficialista- se quejan de que los medios suelen magnificar las fallas de su campaña y no hacen lo mismo con Peña Nieto.

Pese a todo, no ha habido en los sondeos cambios drásticos favorables para la candidata, quien salió triunfante de unas desgastantes elecciones internas que dejó dividido al partido del presidente Felipe Calderón.

El ex presidente Vicente Fox, quien en el 2000 ganó unas históricas elecciones en las que el PAN desbancó del poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI) tras 71 años seguidos en la presidencia, admitió que la contienda está complicada.

“Mi parte racional me dice que sólo un milagro hará que el PAN no pierda la presidencia”, dijo hace poco a reporteros.

Y no es el único.

“Está muy difícil que (Vázquez Mota) pueda alcanzar al PRI y ahora tiene que luchar para no perder el segundo lugar. Las cosas no se ven bien”, dijo Carlos Ramírez, un analista de Eurasiagroup en Washington.

“El PAN tuvo muchos meses para planear por dónde iban a tratar de atacar a Peña Nieto y creo que escogieron un camino muy pobre: que si cumplió o no con la construcción de un puente, por ejemplo”, agregó.

PLAZAS QUE NO SE LLENAN

Vázquez ha tenido problemas para llenar algunas plazas o auditorios, sobre todo en estados gobernados por el PRI.

Recientemente en un jardín de la occidental ciudad de Colima, un animador contaba chistes y hasta cantaba baladas de Luis Miguel sobre un escenario para motivar a los asistentes, pero decenas de sillas permanecían vacías media hora antes de que iniciara el discurso de la candidata.

Las secuelas de una economía que ha crecido muy poco después de la severa crisis global del 2009, junto con el drama de los más de 50,000 muertos por la violencia de los cárteles de las drogas, se han traducido en un voto de castigo para el PAN.

“No quiero ser millonario, pero quiero un salario digno”, dijo Ramiro García, un vendedor de helados de 50 años, quien asistió al mitin en Colima y que gana menos de 20 dólares diarios.

“No tengo partido, no sé por quién voy a votar, pero si llega ella a la presidencia le exigiré que ayude a la gente más jodida”, agregó.

En ese mitin, Vázquez aseguró que ganará y se mostró animada ante unos 2,000 seguidores que llenaron menos de la mitad de la plaza, donde organizadores regalaban bolsas con agua y pan dulce y esperaban al menos 10,000.

Para Javier Oliva, analista político de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la candidata tiene dificultades para desmarcarse del Gobierno de Calderón a pesar de que ella se presenta como “Josefina, diferente”.

“La veo muy deshilachada en términos ideológicos y con poco recurso retórico”, dijo Oliva. “El problema que tiene es cómo presentarse como una opción de continuidad de un Gobierno que ha fracasado en frentes como el de seguridad y en la política de empleo”, agregó.

PRESIDENTA CON FALDAS

Vázquez es la quinta candidata presidencial en la historia de México y de ellas la que más ha tenido posibilidad de ser la primera jefa de Estado de un país considerado machista y con fuerte influencia de la Iglesia Católica.

Colima tuvo en 1979 la primera gobernadora en la historia de México. En el estado, muchos hablan bien de la gestión de la priísta Griselda Alvarez, maestra y escritora, y no ven mal que una mujer llegue a la presidencia.

Pero Vázquez, quien promete ser “una presidenta con faldas, pero eso sí con muchos pantalones”, forma parte del conservador PAN, que interpuso recursos contra la legalización del aborto o el matrimonio entre homosexuales, lo que implicaría que no vote por ella la población que defiende una agenda feminista.

“Josefina está en un partido muy conservador que representa la agenda ideológica del Vaticano”, dijo Marta Lamas, una intelectual feminista. “Que ella pueda jalar el voto de mujeres, probablemente. Pero yo creo que le va a pesar mucho su propio partido”, agregó.

Un 40.8 por ciento de las mujeres interrogadas por Consulta Mitofksy en una encuesta divulgada en abril reveló que votará por Peña, superando al 25.4 por ciento que sufragaría por Vázquez. (Reporte adicional de Martha Alicia Villela, Anahí Rama y Lizbeth Díaz, editado por Ana Isabel Martínez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below