6 de septiembre de 2011 / 18:19 / hace 6 años

BREAKINGVIEWS-Esperanza de Obama 2012 puede depender plan empleo

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales)

Por James Pethokoukis

WASHINGTON, sep 6 (Reuters Breakingviews) - La persona que se sienta en el Salón Oval gana la reelección cerca del 70 por ciento de las veces. Pero una débil economía puede nivelar las probabilidades.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prepara un gran discurso sobre la creación de empleos el jueves, con la esperanza de recuperar la iniciativa. Sin embargo, tal como están hoy las cosas, de acuerdo a algunos pronósticos económicos, podría estar ligeramente en desventaja para un segundo periodo.

Aún así, los republicanos necesitan de un candidato aceptable y un mensaje positivo para sacar ventaja en las elecciones del próximo año.

La desaceleración del crecimiento del PIB, un desempleo aún alto y los altibajos del mercado de acciones han cobrado su cuota en el humor de los estadounidenses y en la popularidad de Obama.

Los consumidores están casi tan negativos como lo estaban en 1980, según un sondeo de Thomson Reuters/Universidad de Michigan. Para aquel año, el presidente Jimmy Carter dijo que la nación estaba plagada por una “crisis de confianza”, una frase que fue luego ridiculizada como su discurso del “malestar”.

Y los sondeos de la firma Gallup muestran que la aprobación de Obama está en los niveles más bajos de su periodo y al presidente compitiendo cabeza a cabeza con los principales precandidatos republicanos.

Pero sondeos a más de un año de las elecciones no son confiablemente predictivos. Los presidentes Bill Clinton y Carter estaban virtualmente empatados con sus oponentes 15 meses antes de las elecciones en 1996 y 1980, respectivamente. Al llegar la fecha de las elecciones de noviembre de esos años, Clinton ganó por abrumadora mayoría y Carter perdió por otra.

La trayectoria de la economía es un gran factor.

En 1996, el PIB creció a una tasa anual del 4,5 por ciento durante los primeros nueve meses del año. En 1980, se contrajo a un ritmo del 2,4 por ciento.

Wall Street no espera ninguno de esos extremos en el 2012 -el consenso es más cercano a que se iría estancando-. JPMorgan, por ejemplo, pronostica un desempleo de cerca del 9,5 por ciento y un crecimiento del PIB del 1,3 por ciento.

Llevando ese escenario a un modelo electoral bien conocido de la Universidad de Yale, el resultado es que Obama pierde ante su adversario republicano por cuatro puntos porcentuales. Al llevarlo a un escenario de recesión, Obama pierde de forma aplastante como Carter.

Eso sugiere que una recaída de la economía podría significar que la identidad del republicano que resulte nominado no importe mucho. Pero cualquier cosa menos que sombría, especialmente si Obama logra generar un tono más positivo para su propia campaña, y un candidato republicano esperando ganar la Casa Blanca y luego gobernar exitosamente, necesitará de un mensaje persuasivo.

Para ciertas aspiraciones, eso podría requerir de una moderación de sus palabras y políticas.

Pero para cualquier candidato, si impuestos más altos y recorte de gastos están en el futuro de Estados Unidos -como probablemente estarán- los próximos 15 meses requerirán de educación, así como de campaña electoral.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below