Bonos del Tesoro EEUU caen en picada tras débil subasta

jueves 11 de agosto de 2011 13:49 CDT
 

NUEVA YORK, ago 11 (Reuters) - Los bonos del Tesoro estadounidense tuvieron el jueves su peor subasta de papeles de largo plazo en 2 años y medio, ya que los inversores extranjeros rehuyeron comprar como consecuencia de la dañina batalla por el presupuesto y la posterior rebaja de la calificación crediticia del país.

La colocación era la primera oferta de bonos a 30 años desde que Standard & Poor's despojó a Estados Unidos de la máxima nota crediticia "AAA". La subasta también recibió los embates de los niveles extremos de volatilidad que han afectado a los mercados financieros globales.

Las preocupaciones por la estabilidad de los bancos franceses y la desaceleración de la economía estadounidense han llevado a los mercados a sus extremos y han encarecido los papeles del Tesoro, a pesar de la rebaja de S&P.

Ese temor disminuyó un poco el jueves y, aunque fuese temporal, pareció dañar el apetito de los inversionistas por la deuda como activo de refugio.

Además, la decisión de la Reserva Federal de principios de semana de mantener las tasas en niveles cercanos a cero durante más de dos años podría haber afectado a los precios de los bonos en todos los plazos.

"Una subasta horrible", dijo William O'Donnell, director de estrategia de tasas de interés en RBS Securities en Stamford, Connecticut.

"Puede pasar un tiempo antes de que el mercado coloque los precios de la nota a 30 años en la curva adecuada para las medidas de la Fed de esta semana", afirmó.

Extrañamente, la venta de deuda a 30 años se produjo tras la fuerte recepción que encontró una subasta a 10 años el miércoles.

Los inversores presentaron una demanda equivalente a 2,08 veces el monto ofrecido, la menor cantidad desde febrero del 2009. Una medición de la demanda externa -la categoría de oferentes indirectos- representó apenas el 12 por ciento de la venta, un mínimo desde febrero del 2008.

En el mercado abierto, el bono a 30 años US30YT=RR perdía 5 puntos en precio inmediatamente después de que se publicaran los resultados de la subasta.

(Reporte de Burton Frierson y Richard Leong)